Un médico que trabaja en la Unidad Médica de Ilopango, en el Hospital Primero de Mayo del Seguro Social, así como en el Hospital de Maternidad, dio positivo a COVID-19. El galeno obtuvo los resultados de la prueba el pasado lunes 13 de abril, informaron fuentes consultadas.

El médico es un caso asintomático, es decir que no presenta síntomas de la enfermedad. Según la información proporcionada, el profesional trabaja en el área de infecciones respiratorias y el pasado sábado, junto al personal de esa área, le tomaron muestras. El médico fue puesto en cuarentena inmediatamente le informaron del resultado.

De acuerdo a la información, el doctor de la Unidad Médica de Ilopango realizó un turno de 12 horas de sábado a lunes en la unidad de Salud de Ilopango y durante ese tiempo de trabajo tuvo contacto con, al menos, 54 personas de diferentes áreas de la unidad de salud, entre ellos enfermeras, doctores, auxiliares de limpieza y porteros.

Según los informes, las autoridades del centro de salud les indicaron a estas personas que se queden en sus domicilios, se aíslen de sus familiares, hagan uso de mascarilla y que se presenten a trabajar el día que le toca el turno. El personal será sometido a pruebas el próximo viernes.

“Lo de los cinco días de espera para tomar la muestra sí tiene justificación científica. Lo que no entendemos es por qué no nos aislaron formalmente para no exponer a nadie más (pacientes y los compañeros que no llegaron ese fin de semana)”, se preguntó una de las fuentes consultadas.

La indicación fue dada por el director del centro de salud y la epidemióloga asignada a esa unidad. “Con unos compañeros llamamos al 132 y nos dijeron que el ISSS tenía la libertad epidemiológica de tomar la decisión que considerara pertinente. Que a mi manera me parece contraria a la estrategia que el presidente dijo sobre buscar los nexos” explicaron los afectados.

Asimismo, el médico Carlos Ramos Hinds reveló que otros 10 empleados más del hospital Zacamil cumplirán cuarentena por estar expuestos al virus en el centro hospitalario. En ese hospital, el pasado lunes, otro grupo de médicos y enfermeros fue puesto en cuarentena luego de tratar a un paciente que dio positivo a COVID-19. En ese caso, un diagnóstico de un epidemiólogo de Salud había determinado que dicho paciente tenía otra enfermedad respiratoria.

Las cifras de personal médico con nexo epidemiológico por posible contagio va en crecimiento en El Salvador, lo que indica que la capacidad de atención y servicios en los diferentes centros de salud se irá minimizando.

Al menos 57 empleados de salud, entre médicos, enfermeras y residentes se encuentran guardando cuarentena por estar expuestos al COVID-19.

Personal de cuatro hospitales se infecta con el nuevo virus

Falta de equipos de bioseguridad, discriminación y la poca difusión o conocimiento de los protocolos médicos para la atención de pacientes con coronavirus son los problemas que está enfrentando el personal de Salud que atiende en primera línea la pandemia.

Los protocolos por COVID-19 se han activado en tres hospitales públicos, en un lapso menor a las dos semana, a causa de personal que se ha infectado con el nuevo virus o estuvo expuesto a adquirir la enfermedad. Ayer por la mañana salió a luz pública que una enfermera intensivista y un médico especialista del Hospital Nacional de la Mujer dieron positivo en la prueba de COVID-19, de acuerdo con fuentes, que pidieron anonimato.

Además, el martes por la tarde trascendió que una zona del Hospital de Diagnóstico, en la capital, fue puesta en cuarentena debido a que se confirmó un caso de COVID-19. Fuentes informaron a El Diario de Hoy que al parecer uno de los casos afectados en dicho hospital privado se trata de un médico internista, que habría estado tratando a una persona extranjera.

El especialista en Medicina Interna y Cuidados Intensivos, Víctor Segura, es de la opinión que el brote epidémico está entrando en una fase aguda o en diseminación comunitaria y lo que está pasando en los hospitales con las infecciones en el personal médico, también podría estar pasando en la calle con las personas asintómaticas.

Fuente: El Salvador