Daniel Ortega y el COVID-19, por Fernando Pinilla