La reducción de los homicidios no sería producto del plan Control Territorial, sino más bien de las negociaciones que el gobierno de Nayib Bukele tiene desde hace un año con la pandilla mara Salvatrucha (MS), según una publicación del periódico digital El Faro.

El Faro asegura que tiene documentos oficiales de este gobierno, que demuestran las negociaciones que se hacen de manera secreta entre cabecillas de la mara Salvatrucha y funcionarios del gobierno de Bukele.

“El Faro tiene en su poder copias de cientos de reportes del sistema penitenciario que confirman decenas de reuniones secretas entre funcionarios y líderes pandilleros desde junio de 2019 e informes de inteligencia que explican lo pactado en esos encuentros”, señala la publicación.

Agrega que “los representantes del Ejecutivo y la MS-13 han negociado la reducción de homicidios, beneficios carcelarios y promesas de largo plazo vinculadas al resultado de las elecciones legislativas de 2021″.

Señala el periódico digital que el mismo gobierno se ha encargado de documentar de forma detallada, a través del sistema penitenciario “de algunas de las interioridades de su negociación con esa organización criminal”.

Asegura que “las evidencias en poder de El Faro registran los recurrentes ingresos del director general de Centros Penales, Osiris Luna, y del director de la Dirección de Reconstrucción del Tejido Social, Carlos Marroquín, acompañados por hombres encapuchados, para sostener encuentros con los principales cabecillas de la pandilla en Zacatecoluca e Izalco Fase III”.

Lee también: Cuáles son los “tratamientos” contra el COVID-19 que resultaron ser peligrosos

Los nombres de funcionarios del gobierno y de los pandilleros que participaron en las reuniones abundan en los registros penitenciarios que asegura El Faro tiene en su poder. También hay horas de ingresos y salidas, placas de vehículos, detalles de la localización de las celdas o los sitios donde se reunían.

Señala la publicación que los documentos registran lo negociado en los últimos meses en visitas a las cárceles, y pequeños beneficios como permitir la venta de pollo empanizado , pizza, pupusas o golosinas en los penales.

A lo anterior se suman los traslados de reclusos considerados como “agresivos” y la reversión de la medida tomada en abril pasado de mezclar a los miembros de las pandillas contrarias en las mismas celdas. Esta última medida se concretizó a mediados de este año.

Otros de los beneficios que traerían para los pandilleros sería la promesa de funcionarios de gobierno de “reblandecer el régimen de máxima seguridad, derogar leyes, y dar a los pandilleros “beneficios” en caso de que el gobierno logre el control del poder legislativo tras las elecciones de febrero de 2021”.

Asegura El Faro que la decisión de revertir la medida de mezclar a los miembros de las dos pandillas rivales en las mismas celdas fue ordenada por Osiris Luna.

Una fuente de Centros Penales citada por dicho medio digital asegura que la medida se ha revertido en todas las cárceles.

Recomendamos leer: ¿En qué lugares hay mayor riesgo de contagio de COVID-19?

Como moneda de cambio por esas concesiones, la pandilla MS se comprometió desde un inicio a cerrar “las válvulas” de asesinatos y, recientemente “apoyar” en las elecciones venideras a Nuevas Ideas, según documentos de inteligencia penitenciaria.

“El otro año vienen elecciones y como Barrio (dicen los cabecillas) vienen a apoyar a este partido nuevo”, se lee en uno de los informes.

Los documentos confirman que las negociaciones están en curso y que algunos de los acuerdos se están perfeccionando y hay otros que se concretizarán a futuro, de acuerdo a la publicación.

Osiris Luna negó lo que se ha dicho, aseguró que “no negociaban con criminales” y que continúa la escala de pandilleros en los penales. Además puso en duda la autenticidad de los documentos.

En una entrevista radial, Luna argumentó que “han sido contundentes desde el primer momento”, quitando privilegios en las cárceles y bloqueando las señales telefónicas.

El fiscal general, Raúl Melara, aseguró este viernes que se abrirá una investigación sobre las supuestas negociaciones entre el gobierno de Bukele y cabecillas de la MS.

“Nadie debe de aprovecharse de su institucionalidad para negociar con terroristas. No importa quién esté involucrado, si nosotros descubrimos tras las investigaciones que alguien esté negociando con pandillas, los vamos a procesar”, dijo Melara en la entrevista matutina del canal 21 de televisión.

A finales de julio pasado, una camioneta todo terreno de la Dirección General de la Policía fue ametrallada al final de la calle Lara y pasaje Jorge Suárez, colonia Santa Marta del barrio San Jacinto de San Salvador. No hubo víctimas, según la Policía.

Tras el ataque armado, la camioneta placas 807-674 y el vehículo placas P-826-328 quedaron con varios impactos de bala.

Investigadores de la Policía aseguraron que una de las personas que iba en la camioneta es un inspector de la Policía que tiene el cargo de asesor de la Dirección General de la Policía y del Ministerio de Seguridad de indicativo “Roberto”.

Agregaron que este asesor policial y otros miembros de la Policía se reunirían con un cabecilla de pandilla y varios pandilleros para hablar sobre un supuesto plan que tienen esos grupos para incrementar los homicidios en los próximos días.

Fuente: elsalvador.com.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *