Los senadores Tina Smith (D-Minn.) y Bob Menendez (D-N.J.) lideraron a un grupo de sus colegas en el Senado el jueves para solicitar al Departamento de Salud y Servicios Humanos (HHS, por sus siglas en inglés), la Administración de Alimentos y Medicamentos (FDA, por sus siglas en inglés), la Operación Warp Speed y al Comando de Material del Ejército estadounidense asegurarse de que los ensayos clínicos de la vacuna contra el COVID-19 sigan incluyendo a un grupo diverso de participantes.

Además de subrayar esta prioridad, los senadores exhortaron al secretario del HHS, Alex Azar; al comisionado de la FDA, Stephen Hahn; al asesor principal de la Operación Warp Speed, Moncef Slaoui; y al general Gustave Perna a que proporcionen información sobre la demografía de los participantes en la tercera fase y cualquier otra fase en futuro del ensayo clínico de la vacuna contra el COVID-19.

“El COVID-19 ha afectado desproporcionadamente a las comunidades de color. Comparado a los estadounidenses blancos, los afroamericanos tienen una probabilidad de 1,5 veces más alta de contraer el COVID-19, tres veces más alta de ser hospitalizados y tres veces más alta de morir a causa del virus”, escribieron los senadores.

“Los estadounidenses de color también tienen más probabilidades de desarrollar síntomas de COVID-19 severos, lo cual requiere hospitalización. Los hispanos y latinoamericanos son hospitalizados a una tasa cuatro veces por encima de los estadounidenses blancos no hispanos. Las personas indígenas estadounidenses y nativas de Alaska también son hospitalizadas a una tasa cuatro veces mayor que los estadounidenses blancos”.

Además de los senadores Smith y Menendez, la carta fue firmada por los senadores Amy Klobuchar (D-Minn.), Chris Van Hollen (D-Md.), Elizabeth Warren (D-Mass.), Cory Booker (D-N.J.), Sherrod Brown (D-Ohio), Jeff Merkley (D-Ore.) y Gary Peters (D-Mich.).

Con información de nota de prensa.