Los demócratas se acercaron al control del Senado de los Estados Unidos este miércoles, con una sorprendente victoria en una de las dos elecciones de vuelta de Georgia; además, lideraban la segunda contienda al cierre de esta nota. Los resultados podrían redefinir los dos primeros años de gestión del presidente electo Joe Biden, con el control del Senado en manos demócratas.

Raphael Warnock y Jon Ossoff, demócratas, se beneficiaron de los conteos tardíos en áreas demócratas del estado, lo que le dieron a Warnock una ventaja cada vez mayor sobre la senadora republicana Kelly Loeffler, a medida que se contaban los distritos finales.

Ossoff tenía una ventaja más estrecha sobre David Perdue (R), cuyo mandato en el Senado expiró el domingo. Se creía que la mayoría de las papeletas restantes eran de áreas fuertemente demócratas.

La victoria de Warnock, y la posibilidad de una segunda victoria demócrata, representó un revés histórico en un bastión republicano de larga data, lo que indica un cambio claro en la composición política del estado que Biden ganó hace nueve semanas.

Warnock será el primer senador demócrata afroamericano de un antiguo estado confederado, y Ossoff, de 33 años, sería el senador demócrata recién electo más joven desde Biden en 1973.

Lee también: La lucha por el Senado encuentra su punto final en Georgia

Las elecciones también representaron un rechazo al presidente Donald Trump en sus últimos días de mandato, y plantearon dudas sobre el papel central que el presidente ha prometido mantener en su partido después de dejar el cargo.

Lo que se juega en las elecciones de Georgia es la coalición de gobierno que disfrutará Biden en sus primeros años en el cargo.

Si ambos demócratas ganan cambiaría el control del Senado, con el voto de desempate de la vicepresidenta electa Kamala D. Harris, abriendo la puerta para la posible aprobación de la legislación en la que hicieron campaña durante los últimos dos años: incluida una expansión de subsidios federales para el cuidado de la salud, un aumento de impuestos a los ricos y una reforma migratoria integral.

Trump había apoyado a ambos republicanos en la carrera por el Senado, más recientemente el lunes, llamando a Loeffler y Perdue aliados cercanos que eran esenciales para frenar las prioridades demócratas.

Fuente: The Washington Post.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.