Mike Pence
POLÍTICA. Mike Pence, vicepresidente de Estados Unidos, en la certificación de los resultados electorales el 6 de enero. | Foto: Efe.
COMPARTE

Este miércoles, el vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, rechazó la petición del presidente Donald Trump de poner freno a la certificación del triunfo de Joe Biden en las elecciones presidenciales y aseguró que no intervendrá en los resultados emitidos por el colegio electoral.

En una carta emitida durante la jornada a los legisladores, la mano derecha del mandatario se desligó de la opinión del republicano, quien en repetidas ocasiones ha manifestado que fue víctima de múltiples fraudes en estados clave, indicó que su “juramento de apoyar y defender la Constitución me limita a reclamar autoridad unilateral para determinar qué votos electorales deben contarse y cuáles no”.

La misiva de Pence llegó mientras en los alrededores del Capitolio el presidente Trump se pronunciaba a sus seguidores, un grupo de miles de personas concentradas para rechazar el triunfo del demócrata.

“Mike Pence, espero que defienda el bien de nuestra Constitución y el bien de nuestro país”, expresó Trump. “Y si no lo estás, voy a estar muy decepcionado de ti. Te lo diré ahora mismo, no estoy escuchando buenas historias”.

Pence, quien encabeza la sesión de este miércoles en el Congreso, aclaró a los legisladores que todos tienen derecho a impugnar los votos; sin embargo, no sería él quien iniciara una objeción al resultado de los comicios.

“Algunos creen que como vicepresidente, debería poder aceptar o rechazar votos electorales unilateralmente”, agregó. “Otros creen que los votos electorales nunca deben ser cuestionados en una Sesión Conjunta del Congreso. Después de un estudio cuidadoso de nuestra Constitución, nuestras leyes y nuestra historia, creo que ninguno de los puntos de vista es correcto”.

Presión

Las declaraciones de Trump llegaron desde temprano para presionar al vicepresidente estadounidense. A través de su cuenta de Twitter, el republicano indicó que “los estados quieren que se corrijan los votos, que saben que están basados en irregularidades y fraude, además de un proceso corrupto que no recibió apoyo legislativo. Todo lo que Mike Pence tiene que hacer es enviar (los votos del Colegio Electoral) de vuelta a los estados y GANAREMOS. Hazlo, Mike ¡Es el momento de la valentía extrema!”.

Pero los constantes llamados de fraude por parte del mandatario y su equipo no han encontrado fondo, por lo que las demandas interpuestas en territorios clave para definir la contienda no progresaron.

Por lo pronto, la promesa de Trump sigue siendo la misma: no ceder e intentar detener un supuesto robo en las urnas en la cual no hay pruebas claras y concretas que demuestren que el actual presidente fue víctima de irregularidades.

COMPARTE