Cuando un grupo de manifestantes a favor de Trump irrumpió en el Capitolio y rompió ventanas el miércoles, una mujer saltó a una de ellas e intentó cruzar.

Segundos después, sonó un disparo y la mujer, que tenía una bandera de Trump atada alrededor de su cintura, se inclinó hacia atrás y cayó al piso de mármol mientras la sangre se derramaba por su hombro.

“¡Le dispararon a una niña!”, gritó alguien cuando la multitud salió corriendo por la entrada sureste.

La víctima murió poco después, informó la policía. Ella fue uno de los cuatro fallecidos en los violentos disturbios que causaron estragos en los pasillos del Congreso, pausando la certificación de la victoria electoral del presidente electo Joe Biden temporalmente.

Otras tres personas murieron por emergencias médicas no especificadas durante el caos, reseñó The Washington Post.



DISTURBIOS. Los manifestantes tomaron la sede del Congreso. | Foto: Efe.

La mujer era Ashli ​​Babbitt, de 35 años, nativa de California y veterana de la Fuerza Aérea, dijo su exmarido a The Washington Post. Antes de su muerte en el Capitolio, había utilizado sus redes sociales para expresar un ferviente apoyo al presidente Trump y hacerse eco de muchas de las teorías de presunto fraude del mandatario.

Las autoridades aún no han confirmado la identidad de Babbitt ni han revelado detalles sobre cómo le dispararon. La mujer recibió un tiro de la policía del Capitolio de Estados Unidos, dijo el miércoles a la prensa el jefe de policía de DC, Robert J. Contee III.

Babbitt, oriunda de San Diego, sirvió en Afganistán e Irak en la Fuerza Aérea antes de otros despliegues con la Guardia Nacional en Kuwait y Qatar, dijo a The Post su ex marido Timothy McEntee. McEntee y Babbitt se conocieron en la Fuerza Aérea y estuvieron casados ​​durante 14 años, antes de separarse en mayo de 2019.

McEntee no sabía que Babbitt había viajado a DC para las protestas. Se sorprendió por la noticia de su muerte y la describió como inteligente y de voluntad fuerte.

“Me siento absolutamente terrible y enfermo del estómago por eso”, escribió en un mensaje de texto. “Ella nunca tuvo miedo de decir lo que piensa y, en cierto modo, esta era su forma de decir lo que pensaba (yendo al mitin)”.

McEntee dijo que Babbitt se había vuelto a casar y era propietaria de una empresa de suministro de piscinas con su esposo, Aaron Babbitt.

La suegra de Babbitt le dijo a WTTG, que no la identificó por su nombre, que su hijo no acompañó a Babbitt a Washington.

“Realmente no sé por qué decidió hacer esto”, dijo.

En una entrevista con la estación KUSI de San Diego, el esposo de Babbitt dijo que ella era una apasionada partidaria de Trump. McEntee se hizo eco de esos sentimientos y agregó que ella era “muy ruidosa y obstinada; pero cariñosa, dulce y considerada”.

“Nunca olvidarías haberla conocido”, escribió.

En las redes sociales, Babbitt grabó videos combativos sobre la política de inmigración, mientras expresaba su apoyo al muro fronterizo. A principios de septiembre, tuiteó una foto de un desfile de barcos de Trump en San Diego con una camiseta que decía: “Somos Q”, en referencia a QAnon, la teoría de la conspiración de extrema derecha.

Fuente: The Washington Post.

Traducción libre del inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *