El presidente electo de Estados Unidos, Joe Biden, buscará la distribución y aplicación de casi todas las dosis disponibles de la vacuna contra el COVID-19 cuando asuma el cargo, reseñó este viernes CNN.

Romperá con la estrategia de la Administración saliente de retener la mitad de la producción para garantizar que haya disponibilidad para las segundas dosis, pero al mismo tiempo aumentará el número de personas que recibirán la vacuna inmediatamente.

De acuerdo con CNN se trataría de una acción riesgosa, pues tanto las vacunas de Pfizer como las de Moderna necesitan ser aplicadas en dos dosis con distintos intervalos de tiempo, mientras tanto no ha incrementado la fabricación al ritmo previsto.

“El presidente electo cree que debemos acelerar la distribución de la vacuna sin dejar de garantizar que los estadounidenses que más la necesitan la obtengan, lo antes posible. Apoya la liberación inmediata de las dosis disponibles y cree que el gobierno debería dejar de retener el suministro de vacunas para que podamos recibir más inyecciones en los brazos”, sostuvo el portavoz de Biden TJ Ducklo.

El vocero sostuvo que la próxima semana se conocerá más información sobre la estrategia de Biden para la distribución de las vacunas.

Un miembro del equipo de transición comentó que Biden considera que los fabricantes pueden producir las segundas dosis oportunamente mientras se aplican las primeras. Sin embargo, mantendrán una pequeña disponibilidad para casos imprevistos, lo cual también hace el gobierno actual.

Con información de CNN.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.