Terrorismo

Para leer el artículo original en inglés haz click aquí

WASHINGTON – El Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) se estaba preparando para otra crisis fronteriza en el verano de 2015 cuando el subsecretario Alejandro Mayorkas convocó una reunión de altos funcionarios en la sede del DHS en el noroeste de Washington.

Un juez federal le había dicho al departamento que ya no podía retener a los menores que llegaran con sus padres durante períodos prolongados en las cárceles de inmigración. La decisión significó que la mayoría de los adultos que cruzaban la frontera con niños podían evitar la detención y la deportación rápida. La administración de Obama, aún recuperándose de la oleada fronteriza de 2014, estaba preocupada por una afluencia aún mayor de familias centroamericanas.

Un funcionario en la mesa, Tom Homan, propuso una “separación administrativa”, según dos de los asistentes a la reunión. El gobierno encarcelaría a los padres y enviaría a sus hijos a refugios.

Mayorkas, a quien le dicen Ali, lo derribó. “No vamos a hacer eso”, dijo rotundamente, casi tan pronto como Homan terminó de hablar, dijeron los asistentes, discutiendo el asunto bajo condición de anonimato para describir las deliberaciones internas.

“Ali simplemente lo desestimó”, dijo una de las personas en la reunión. “Nunca se consideró ni remotamente”.

La idea de la separación familiar se guardó en un cajón, pero volvió dos años después como la política de “tolerancia cero” de la administración Trump. Para entonces, Homan dirigía el Servicio de Inmigración y Control de Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés) y Mayorkas había dejado el gobierno. Los agentes fronterizos separaron a más de 3.000 niños de sus padres en lo que se convirtió en una debacle para el DHS y un ultraje moral para el público en general.

Mayorkas se negó a ser entrevistado para este reporte. Homan, quien se convirtió en uno de los ejecutores más entusiastas del presidente Donald Trump antes de su retiro en 2018, dijo que no recordaba la reunión de 2015 en la que Mayorkas se opuso a las separaciones familiares. Homan dijo que recordaba muchas reuniones sobre temas fronterizos y confirmó que planteó la idea de la separación familiar. Otros no estuvieron de acuerdo, dijo Homan, y el secretario de Seguridad Nacional, Jeh Johnson, finalmente archivó la propuesta.

Que Mayorkas se haya negado incluso a considerar la política de separación es una medida, dicen sus partidarios, de la brújula moral que aportaría a las autoridades de inmigración de Estados Unidos si se confirma como la selección del presidente electo Joe Biden para dirigir el DHS. Biden ha prometido un enfoque más humano y acogedor para los solicitantes de asilo y los inmigrantes, así como la rápida reversión de las políticas de línea dura de Trump, y necesitará un operador experimentado capaz de hacer ambas cosas.

Sin embargo, si las presiones migratorias que enfrentó Mayorkas en 2015 se han profundizado eso ha sido con Trump. A millones de centroamericanos les gustaría venir a los Estados Unidos, en busca de refugio seguro, oportunidades económicas o para unirse con familiares que ya están aquí. Y las últimas estadísticas de inmigración muestran que los migrantes que llegan con niños o como grupo familiar están protegidos de la deportación y tienen muchas más posibilidades de que se les permita quedarse mientras hacen reclamos humanitarios.

Mayorkas y la administración Biden tendrán que descubrir cómo deshacer las políticas de inmigración de Trump lo suficientemente rápido para satisfacer a los principales partidarios demócratas, pero no tan rápido como para desencadenar un nuevo aumento de la migración y perder el control de la frontera.

Antiguos colegas describen a Mayorkas como la persona mejor preparada para este acto de equilibrio. Mayorkas, de 61 años, es un exfiscal federal, no un activista progresista, pero trae una profunda simpatía por los inmigrantes arraigada en el extraordinario viaje de su propia familia a Estados Unidos, dicen sus partidarios. Sería el primer latino y el primer inmigrante a cargo del DHS, la agencia de seguridad nacional en expansión creada después de los ataques del 11 de septiembre de 2001 para combatir el terrorismo, salvaguardar puertos y fronteras y hacer cumplir las leyes de inmigración dentro de los Estados Unidos.

El Comité de Asuntos Gubernamentales y Seguridad Nacional del Senado tenía programada la primera audiencia de confirmación de Mayorkas para este martes. Cuatro exsecretarios del DHS hicieron un respaldo bipartidista en un artículo de opinión la semana pasada instando a su confirmación lo antes posible.

“El presidente electo no podría haber encontrado una persona más calificada para ser el próximo secretario de seguridad nacional”, escribieron Tom Ridge, Michael Chertoff, Janet Napolitano y Johnson. “Mayorkas no necesita capacitación en el trabajo y estará preparado para liderar el DHS desde el primer día”.

El jueves, 85 ex fiscales de Estados Unidos y altos funcionarios del Departamento de Justicia, que trabajaron con Mayorkas y sirvieron a ambas partes, escribieron a los senadores para “apoyar de manera incondicional e inequívoca la nominación de Ali” e instar a su pronta confirmación.

Si se confirma, Mayorkas se convertiría en el principal ejecutor de un sistema de inmigración estadounidense que brindó refugio seguro a su propia familia seis décadas antes. Nacido en Cuba de padres judíos y una madre que escapó del Holocausto, Mayorkas se crió en el sur de California, dolorosamente consciente de las pérdidas que sustentan la historia de éxito de su familia en Estados Unidos.

A través de su madre nacida en Rumania, cuyos familiares fueron asesinados por los nazis, Mayorkas descubrió los horrores que pueden ocurrir cuando los refugiados no pueden huir a un lugar seguro, dicen amigos y ex colegas. A través de su padre nacido en Cuba, aprendió que alguien puede amar un país y aun así sentirse obligado a dejarlo para siempre. Y su propia experiencia al navegar por el DHS le enseñó que habrá decisiones difíciles en el futuro: a algunos migrantes se les permitirá permanecer en los Estados Unidos y algunos serán deportados a las naciones que dejaron.

Con los demócratas en control del Senado después del 20 de enero, su confirmación parece casi asegurada, aunque no está claro si podrá ganarse el respaldo de los republicanos moderados. No obtuvo un solo voto republicano en 2013 cuando fue confirmado como subsecretario.

Homan dijo que Mayorkas era el tipo de gerente que quiere escuchar una variedad de opciones de políticas y considerar el impacto que podrían tener en los flujos migratorios, la moral de los oficiales y las operaciones. “Si lidera la forma en que lo hizo antes, escuchará a ambos lados”, dijo Homan. “Ali y yo no siempre estuvimos de acuerdo con la inmigración, pero él escuchó. Ali es un gran estadounidense. Ama este país”.

Los grupos de defensa de los inmigrantes se apresuraron a elogiar a Biden cuando eligió a Mayorkas. Pero algunos defensores arremetieron contra el presidente electo a fines del mes pasado cuando se retractó de las promesas de revertir de inmediato las políticas de Trump, citando la necesidad de evitar desencadenar una crisis con “2 millones de personas en nuestra frontera”.

Un excolega de Mayorkas, que habló bajo condición de anonimato para ofrecer franqueza, dijo que es probable que los demócratas progresistas se sientan decepcionados si esperan que Mayorkas traiga un cambio radical.

“Ali es muy conservador, en el sentido tradicional de la palabra”, dijo el excolega.

Gil Kerlikowske, exjefe de Aduanas y Protección Fronteriza de Estados Unidos que trabajó en estrecha colaboración con Mayorkas durante el segundo mandato de Obama, describió a su excolega como un ejecutor con una sensibilidad más humanitaria.

“Se puede hacer cumplir la ley con empatía y simpatía”, dijo. “Sí, la ley es la ley y hay que hacerla cumplir, pero también es una cuestión de cómo se hace”.

Huyendo de Cuba



Con su padre y su hermana Cathy

Anita Gabor, la difunta madre de Mayorkas, fue refugiada dos veces.

Su familia huyó de Rumania a Francia con el auge del fascismo y finalmente llegó a Cuba. Sus abuelos paternos y siete tíos murieron en el Holocausto. Buscar refugio en Estados Unidos no era una opción: en 1939, el gobierno de Estados Unidos había hecho retroceder al SS St. Louis, un barco que transportaba a más de 900 refugiados judíos, obligándolos a regresar a Europa. Más de 250 murieron, muchos en campos de exterminio nazis.

Cuba también había rechazado al St. Louis, pero a los Gabors se les permitió emigrar allí poco después cuando las restricciones disminuyeron.

Una mujer brillante y cálida que hablaba cinco idiomas, Anita conoció a Charles R. “Nicky” Mayorkas en una fiesta en La Habana. Ambos eran judíos y los únicos hijos de sus padres.

Nicky era el hijo sociable y amante de la diversión de inmigrantes turcos y polacos que se mudaron a la isla caribeña después de la Primera Guerra Mundial en busca de una vida mejor. Estudió en la Academia Ruston, una escuela estadounidense de élite en La Habana y, a diferencia de Anita, había viajado con facilidad a los Estados Unidos toda su vida.

Los padres de Nicky tenían parientes en Los Ángeles y Nueva York; pasó muchos veranos con su tío abuelo Charlie, un conocido comerciante de alfombras en Manhattan, y más tarde estudió economía en Dartmouth College, una escuela de la Ivy League en ese entonces solo para hombres, según su anuario de la clase de 1951.

Cuando se casó con Anita, la pareja se fue de luna de miel a las Cataratas del Niágara.

Pero Cuba era el hogar. Nicky operaba una fábrica de lana de acero en las afueras de La Habana y vivía en un nuevo edificio de condominios en el exclusivo barrio de Miramar de la ciudad con sus suegros, a pocas cuadras de sus propios padres. La pareja tuvo una hija, Cathy, en 1957, y Ali nació en 1959, el año en que Fidel Castro asumió el poder.

Nicky consideraba la vida allí “idílica”, según la revista de ex alumnos de Dartmouth, y nunca imaginó dejar la isla para siempre.

Pero para 1960, con Castro precipitándose hacia la confrontación con Estados Unidos y un abrazo del comunismo al estilo soviético, la familia Mayorkas huyó, junto con gran parte de las clases medias y ricas de Cuba.

Nicky y Anita se mudaron a Miami con sus dos hijos, y llegaron con visas de turista el 21 de agosto de 1960. Los padres de Anita, Michael y Charlotte Gabor, los siguieron un mes después.

Pero los propios padres de Nicky, Moisés y Jane, se quedaron en La Habana; Jane se estaba muriendo de cáncer.

Nicky viajaba de ida y vuelta a Cuba para verla, cada vez más temeroso de ser detenido. No estaba allí cuando su madre murió en febrero de 1961, un mes después de que Estados Unidos rompiera relaciones diplomáticas con el gobierno de Castro. Nunca regresó.

Cientos de miles de refugiados cubanos se asentaron en la zona tropical del sur de Florida, apenas a 160 kilómetros de la isla de la que habían huido. Pero los Mayorkase se dirigieron hacia el oeste, al sur de California, donde un primo por parte de la madre de Nicky le había ofrecido un trabajo como contable de una empresa textil.

Jonathan Band, un abogado de derechos de autor de Washington que era amigo de la infancia de Ali Mayorkas, dijo que Beverly Hills estaba muy lejos del estereotipo ostentoso que luego se popularizó en programas de televisión como “Beverly Hills 90210”.

Los niños iban en bicicleta por Rodeo Drive, se detenían a comprar helados de cinco centavos en Thrifty Drug Store y asistían a bar mitzvah en restaurantes como Fish Shanty, que tenía la boca de una ballena bostezando como puerta de entrada.

“Definitivamente no era como ‘Keeping Up With the Kardashians’, dijo. “Vivíamos en 90211 y 90211 es muy diferente de 90210”.

La familia de Mayorkas alquiló un apartamento en un barrio de clase trabajadora salpicado de palmeras y árboles de sicómoro y poblado por familias judías en su mayoría liberales que tenían dos o tres trabajos para que sus hijos pudieran asistir a algunas de las mejores escuelas del país. Más tarde compraron una casa modesta con techo de tejas españolas y un pequeño jardín. Band describió el vecindario como una “población inmigrante totalmente enfocada en la educación”.

Mayorkas se graduó con distinción de la Universidad de California en Berkeley y luego de la Facultad de Derecho de Loyola en Los Ángeles. Cuatro años después, empezó a trabajar en la oficina del fiscal de los Estados Unidos en Los Ángeles, uno de los distritos más grandes del Departamento de Justicia.

Mayorkas no tenía experiencia en juicios, pero su “amor por la patria” impresionó al entonces Fiscal de los EEUU, Robert Bonner, una designación republicana. Bonner dijo que Mayorkas parecía muy consciente de lo que Estados Unidos había hecho por él y su familia.

“Tenía un profundo compromiso de querer servir a su país”, dijo Bonner.



Alejandro Mayorkas y su madre, Anita, en La Habana.

Mayorkas se convirtió en uno de los mejores abogados litigantes en la oficina, dijo Bonner, procesando casos de alto perfil como el lavado de dinero y el juicio por evasión de impuestos de Hollywood Madam Heidi Fleiss. (Bonner, para entonces en la práctica privada, era su abogado).

El presidente Bill Clinton nominó a Mayorkas para que se desempeñara como fiscal de los Estados Unidos, un ascenso poco común dentro de las filas que elevó su perfil en el escenario nacional. Los Angeles Magazine lo apodó el “ejecutor” en un perfil de 2000. Pero el artículo trazó una línea dura entre Mayorkas y el exfiscal estadounidense Rudy Giuliani de Nueva York, ahora uno de los abogados personales de Trump.

Si Giuliani hubiera sido el epítome del “todo-se-trata-de-mí-llame-a-la-prensa

-porque-voy-a-esposar-a-un-abogado-político-de Wall Street”, escribió el periodista Ross Johnson, entonces Mayorkas era su antítesis- un empático hombre de 5 pies y 7 pulgadas, de voz suave que enfatizaba la moderación fiscal.

“Mi misión es garantizar que se haga justicia y parte de mi trabajo es saber cuándo no procesar”, dijo Mayorkas a la revista.

Pero Mayorkas tuvo problemas cuando él y otras figuras de Los Ángeles contactaron a la Casa Blanca sobre la sentencia de prisión de Carlos Vignali Jr., el hijo de un rico donante demócrata que fue condenado por traficar cientos de libras de cocaína de Los Ángeles a Minnesota. Clinton luego conmutó la sentencia de 15 años de Vignali.

Mayorkas se disculpó desde entonces y calificó su llamada telefónica a la Casa Blanca como un “error”. Dijo que solo estaba preguntando sobre el caso, no tratando de defender a Vignali.

Mayorkas dejó la oficina del fiscal de Estados Unidos en 2001 cuando el presidente George W. Bush asumió la presidencia y pasó los años de Bush trabajando en la práctica privada. El presidente Barack Obama lo nominó en 2009 para dirigir los Servicios de Ciudadanía e Inmigración de los Estados Unidos (USCIS, por sus siglas en inglés), la agencia de Seguridad Nacional que administra el sistema de inmigración legal de la nación, y fue confirmado por unanimidad.

En su audiencia de confirmación, Mayorkas dijo que crear ciudadanos naturalizados como él era el deber más importante de la agencia. Pero dijo que proteger la seguridad nacional era “fundamental”, lo que le valió elogios del entonces Senador Jeff Sessions, republicano de Alabama, un halcón de la inmigración que, casi una década después, lideraría los esfuerzos de Trump para rescindir el estatus legal de los inmigrantes indocumentados conocidos como soñadores, que fueron traídos a los Estados Unidos cuando eran niños, y separar a las familias migrantes en el sur frontera.

Sessions le dijo a Mayorkas en la audiencia que tenía “buenos instintos” y parecía “comprometido con el estado de derecho”.

Mayorkas ocupó el cargo más alto en USCIS durante el primer mandato de Obama, ganando elogios por crear e implementar rápidamente Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por sus siglas en inglés), elevar una unidad de detección de fraude y promover la ciudadanía estadounidense.

También se metió en un escándalo. El Inspector General (IG) del DHS dirigió una investigación sobre las denuncias de que Mayorkas intervino en un programa de visas para inversores extranjeros adinerados a petición de algunos demócratas políticamente conectados, y descubrió que creó la apariencia de “acceso especial”.

Tres proyectos iban a ser rechazados hasta que Mayorkas intervino, según descubrió el IG: un casino de Las Vegas defendido por el entonces Senador. Harry Reid, demócrata de Nevada; un proyecto cinematográfico de Los Ángeles que involucra al exgobernador de Pensilvania Ed Rendell; y una empresa de fabricación de automóviles eléctricos dirigida por el hermano de Hillary Clinton, Anthony Rodham y Terry McAuliffe, que se convertiría en gobernador de Virginia.

El inspector general John Roth, designado por Obama, encontró en su informe de 2015 que Mayorkas no violó ninguna ley, pero que sus acciones se veían mal y preocupaban a muchos de sus colegas. “Descubrimos que la creencia de los empleados de que el señor Mayorkas favorecía a ciertas partes interesadas políticamente poderosas era razonable”, dice el informe.

En su defensa, Mayorkas dijo que estaba tratando de arreglar un programa “gravemente dañado”. “Si bien no estoy de acuerdo con el informe del Inspector General, ciertamente aprenderé de él y de este proceso”, dijo en un comunicado de 2015.

El episodio arrojó una sombra sobre el ascenso de Mayorkas a subsecretario. Los republicanos boicotearon su audiencia de confirmación y votaron en su contra en el Senado. Algunos están resucitando el tema antes de su audiencia en el Senado el martes.

Dan Lips, un ex miembro del personal republicano en el Comité de Asuntos Gubernamentales y Seguridad Nacional del Senado, dijo que la división partidista sobre la nominación de Mayorkas nunca se ha curado. “Sus acciones en los Servicios de Ciudadanía e Inmigración plantean serias dudas sobre su idoneidad para dirigir el departamento”, dijo Lips en una entrevista.

Pero Keith Ashdown, también ex miembro del personal republicano del mismo comité, instó a los senadores republicanos a darle una oportunidad a Mayorkas, diciendo que tiene una gran experiencia en el DHS, un firme dominio de los temas y la gracia para comunicarse con los legisladores de ambos partidos.

“Fue el mejor subsecretario que había tenido el departamento”, dijo Ashdown, quien fue director de personal durante la nominación de Mayorkas para el puesto número 2.

“Es el tren pequeño que podría. Nunca se detiene. Es fantástico”.

“Corazón nervioso”

El cementerio judío más grande de Cuba se encuentra en las afueras de La Habana, un sitio desolado en una colina azotada por el viento cerca del antiguo asentamiento colonial de Guanabacoa. La puerta del cementerio estaba cerrada con llave una tarde reciente, pero los vecinos llamaron a un conserje que vivía al otro lado de la calle, quien se puso una camisa y llegó con una llave.

Construido en 1910, el cementerio tiene alrededor de 2.400 tumbas y sigue siendo un símbolo de la vida de una comunidad interrumpida por la revolución de Castro. Una gran sección cubierta de hierba está hoy vacía y cubierta de maleza, con espacio para muchos más entierros. Hoy en día sólo hay uno o dos al año, dijo el conserje.

Algunas de las lápidas de mármol y tumbas familiares más destacadas del cementerio se encuentran a lo largo de una arteria central. Un gran monolito dice “MAYORKAS” en letras mayúsculas.

Jane Mayorkas, la abuela que murió de cáncer en 1961, está enterrada allí, junto con un primo, pero el espacio en el centro de la bóveda no está marcado y está vacío. Estaba destinado a ser un lugar de descanso final para otros miembros de la familia.

Ali Mayorkas visitó el cementerio en 2015, luego de que Obama restableciera las relaciones diplomáticas con el gobierno cubano. Fue el miembro cubanoamericano de más alto rango de la administración Obama y viajó con Kerlikowske para conversar sobre asuntos de seguridad e inmigración. Llegó “con el corazón nervioso”, le dijo a The Post en ese momento.

Mayorkas también pasó por el edificio de apartamentos donde vivió cuando era un bebé, y los sitios de la antigua escuela de su padre y la antigua fábrica de lana de acero. Pero fue el cementerio judío lo que más lo afectó, les dijo a sus colegas, sabiendo que su padre, Nicky, nunca había regresado para ver la tumba de su propia madre.

En letras gastadas por el clima, una inscripción escrita en inglés en la tumba ahora es apenas legible. “En memoria de Jane Mayorkas, amada y devota esposa y madre”, se lee.

Después de su visita, Mayorkas preguntó si podía arreglar y restaurar las letras. Le dijeron que no era posible.

Para leer el artículo original en inglés haz click aquí

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *