Por primera vez desde al menos el año 2001, no todos los miembros de la Corte Suprema asistieron a la Inauguración de un nuevo presidente de Estados Unidos.

Los jueces asociados Clarence Thomas, Stephen G. Breyer y Samuel A. Alito Jr., los tres más antiguos, se ausentaron.

“Varios de los jueces optaron por no asistir a la ceremonia de Inauguración a la luz de los riesgos para la salud pública que plantea la pandemia de COVID-19”, dijo la portavoz de la Corte Suprema Kathleen Arberg en un comunicado.

El presidente del Tribunal Supremo, John G. Roberts Jr., se encargó de la juramentación del cargo de Joe Biden; mientras que la jueza Sonia Sotomayor hizo lo mismo con Kamala Harris, la primera vicepresidenta mujer y afroamericana.

Lee también: ESPECIAL l Biden asumirá el futuro de EE. UU. con una economía golpeada por la pandemia

También asistieron la jueza Elena Kagan, nominada por el presidente Barack Obama; y ​​las tres elecciones del presidente Trump para la Corte: los jueces Neil M. Gorsuch, Brett M. Kavanaugh y Amy Coney Barrett.

La nueva Administración tiene una relación algo tensa con la corte: cuando era senador, Biden votó en contra de las nominaciones de Thomas, Roberts y Alito. Harris, por su parte, votó en contra de los nominados de Trump.

Fuente: The Washington Post.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *