El presidente Joe Biden firmará este lunes una orden ejecutiva destinada a presionar al gobierno federal para que compre más bienes producidos en Estados Unidos, un aspecto clave de su compromiso de campaña para reactivar la fabricación nacional.

La orden ejecutiva pedirá aumentar la cantidad de contenido estadounidense que debe estar en un producto para que se considere fabricado en Estados Unidos, según los requisitos existentes de “Compre productos estadounidenses”.

También creará un sitio web en el que las empresas estadounidenses puedan ver qué contratos se están otorgando a proveedores extranjeros; y un puesto en la Oficina de Administración y Presupuesto de la Casa Blanca encargado de implementar el impulso sobre las adquisiciones federales, entre otras medidas.

La orden refleja en parte el consenso cambiante en la política estadounidense, que se aleja del libre comercio y se dirige a la intervención estatal directa para promover a los productores y fabricantes estadounidenses, una posición que también adoptó el expresidente Donald Trump.

La pandemia ha intensificado los pedidos para que Estados Unidos refuerce su capacidad de fabricación nacional, dadas las brechas en la cadena de suministro médico durante los primeros días de la pandemia de coronavirus que dejó a los trabajadores médicos estadounidenses luchando por conseguir equipo de protección personal.

Lee también: ESPECIAL l Biden asumirá el futuro de EE. UU. con una economía golpeada por la pandemia

Biden dijo el viernes sobre los contratos federales: “Nos aseguraremos de que compren productos estadounidenses y estén hechos en Estados Unidos”.

Convertir en realidad las aspiraciones de Biden de revivir la fabricación nacional puede resultar difícil. El principal asesor comercial de Trump, Peter Navarro, presionó enérgicamente por disposiciones similares de Buy American, pero a menudo fue rechazado por otros miembros de la Administración que argumentaron que sus propuestas corrían el riesgo de una reacción violenta de otros países.

El gobierno federal gasta hasta $ 600 mil millones al año en contratos, pero una gran parte de ese dinero se destina a competidores comerciales internacionales, dijo Lori Wallach, experta en comercio de Public Citizen, una organización de vigilancia sin fines de lucro.

No está claro exactamente cuánto dinero de los contratos federales va al extranjero, dijo Wallach, pero estos acuerdos comerciales han dado a las empresas internacionales mucho más acceso a licitar contratos estadounidenses que las empresas nacionales que licitan con otros países.

Biden tiene el poder de reducir la lista de 60 países cuyas empresas pueden eludir las reglas de Buy American.

Fuente: The Washington Post.