Solo 5 de los 50 senadores republicanos respaldaron el juicio político en contra del expresidente Donald Trump, evidenció una votación de prueba clave realizada el martes 26 de enero previa al procedimiento.

El resultado sugiere que es probable que el juicio político conlleve a la absolución de Trump, señalado por su presunta responsabilidad en el asalto al Capitolio ocurrido el 6 de enero.

La votación de prueba también demostró la influencia continua que ejerce Trump sobre los funcionarios del Partido Republicano, incluso después de su salida de la Casa Blanca, reseñó The Washington Post.

El 9 de febrero está programado el inicio del juicio, pero los senadores prestaron juramento para los procedimientos el martes e inmediatamente votaron sobre una objeción planteada por el senador Rand Paul (republicano por Kentucky) quien cuestionó la base constitucional para el juicio político y sus implicaciones.

“El juicio político es para la destitución de su cargo, y el acusado aquí ya dejó el cargo (...) -el procedimiento- arrastraría a nuestro gran país a la cuneta del rencor como nunca se ha visto en nuestro país”, argumentó Paul.

Los demócratas argumentan que Trump debe rendir cuentas por el asalto al Capitolio, que se cobró la vida de un oficial de policía y cuatro manifestantes. El argumento de Paul, dijeron, sugiere que los presidentes pueden actuar con impunidad al final de sus mandatos.

Lee también: ESPECIAL | La calma prevaleció en DC para la toma de posesión de Biden

El líder de la mayoría en el Senado, Charles E. Schumer (DN.Y.), dijo el martes que el argumento republicano está “completamente equivocado en todos los marcos de análisis: contexto constitucional, práctica histórica, precedentes y sentido común básico”.

La votación final fue de 55 a 45 para eliminar la objeción de Paul, con los senadores republicanos Susan Collins (Maine), Lisa Murkowski (Alaska), Mitt Romney (Utah), Ben Sasse (Nebraska) y Patrick J. Toomey (Pensilvania) uniéndose los 50 demócratas.

El voto mayoritariamente partidista indicó que, casi tres semanas después del asalto al Capitolio, gran parte de la molestia del Partido Republicano por las acciones de Trump inmediatamente antes y durante el asedio se ha desvanecido.

En particular, el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell (republicano por Kentucky), quien anteriormente dijo que Trump había “provocado” a la turba en el Capitolio, votó para respaldar a Paul y Trump, quien se ha acercado directamente a los senadores y a través de intermediarios para obtener apoyo para su defensa.

Con información de Mike DeBonis y Seung Min Kim/The Washington Post.