Virginia
COMPARTE

Cuando los seguidores del expresidente Donald Trump se presentaron en el punto de reunión “Cowboy” en Louisville, la mañana del 5 de enero, encontraron que el estacionamiento del centro comercial estaba cerrado a los autos, por lo que trasladaron sus 50 o más vehículos afuera de una tienda cercana.

A cientos de millas de distancia de Columbia, en Carolina del Sur, en un centro comercial designado como punto de reunión “Rebelde”, otros partidarios de Trump se reunieron para formar otra caravana hacia Washington DC. Se planeó una reunión similar, apodada “Minuteman”, para Springfield, Massachusetts.

Ese mismo día, el personal del FBI en Norfolk estaba cada vez más alarmado por la información en línea que estaban registrando, incluidas las conversaciones bélicas en torno a los convoyes que se dirigían a la capital del país.

Un mapa publicado en línea describía los puntos de encuentro, declarándolos una “Caballería MAGA para conectar caravanas patriotas para detener el robo en DC”. Otro mapa mostraba el Congreso de los Estados Unidos, indicando túneles que conectan diferentes partes del complejo.

El mapa del Capitolio estaba titulado “CREAR PERÍMETRO”, según el informe del FBI que fue revisado por The Washington Post.

“Prepárate para luchar. El Congreso necesita escuchar cristales rotos, puertas pateadas ”, se leía en una publicación, según el informe.

Los agentes del FBI en todo el país están trabajando para desentrañar los diversos motivos, relaciones, objetivos y acciones de los cientos de partidarios de Trump que irrumpieron en el Capitolio el 6 de enero. Funcionarios dentro de la oficina han descrito la investigación como su caso más grande desde los ataques del 11 de septiembre de 2001; y una de las principales prioridades del trabajo de los agentes es determinar hasta qué punto la violencia y el caos fueron planificados y coordinados de antemano.

Lee también: El FBI busca a sospechoso de instalar bombas cerca del Capitolio antes del 6 de enero

Los investigadores advierten que existe una diferencia legal entre reunir a personas de ideas afines para una manifestación política, que está protegida por la Primera Enmienda, y organizar un asalto armado a la sede del gobierno estadounidense. La tarea ahora es distinguir quiénes pertenecen a cada categoría.

Los videos y las presentaciones judiciales, por ejemplo, describen cómo varios grupos de hombres, que incluyen presuntos miembros de los Proud Boys, parecen participar en una acción organizada, convergiendo en el frente oeste del Capitolio justo antes de la 1:00 pm, cerca del Monumento a la Paz en First Street NW. y Pennsylvania Avenue NW.

De acuerdo con la evidencia, diferentes facciones de la multitud parecen unirse, avanzar y gritar bajo la dirección de diferentes líderes antes de atacar a la policía asustada, que ocupaba una puerta peatonal, en cuestión de minutos.

La noche del viernes se acusó a un miembro de los Proud Boys, Dominic Pezzola, de 43 años, de Rochester, NY, de conspiración. Se argumentó que sus acciones evidenciaron “planificación, determinación y coordinación”.

Otro presunto miembro de los Proud Boys, William Pepe, 31, de Beacon, NY, también fue señalado de conspiración.

Fuente: The Washington Post.

Traducción libre del inglés por El Tiempo Latino.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS