FOTO: EFE

Llevar dos mascarillas o un tapabocas quirúrgico muy ajustado ofrece una protección contra la difusión de las variantes del coronavirus, según un estudio de los Centros estadounidenses para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) publicado este miércoles.

Las autoridades sanitarias recordaron que la mascarilla reduce de forma importante la exhalación de pequeñas gotas por parte de las personas infectadas y disminuye la exposición a estas partículas para las personas no contaminadas.

Indicaron que llevar una mascarilla de tela sobre una quirúrgica desechable o mejorar el ajuste de una sola mascarilla quirúrgica anudando las orejeras y metiendo los lados cerca de la cara para evitar que el aire se escape, son métodos que, según los experimentos, reducen la exposición a aerosoles potencialmente infecciosos en más de 95%

“Sabemos que el enmascaramiento universal funciona”, dijo John T. Brooks, oficial médico de la respuesta covid-19 de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades. «Y ahora estas variantes están circulando … cualquier cosa que podamos hacer para mejorar el ajuste de una mascarilla para que funcione mejor, más rápido podremos terminar con esta pandemia», aseveró.

Un año después de la llegada del covid-19 a Estados Unidos, con un número de muertos que se acerca a los 500.000, las autoridades sanitarias insisten en la importancia del uso de los tapabocas como una de las mejores defensas contra variantes más transmisibles, así como el distanciamiento social, evitar multitudes e interiores mal ventilados y practicar el lavado de manos frecuente.

Con información de The Washington Post

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *