Trump hotel

Asesores del equipo de fiscales del juicio político contra el expresidente Donald Trump adelantaron que no se ha decidido aún si los funcionarios llamarán a testigos para que defiendan al republicano, acusado de incitar a la insurrección el pasado 6 de enero durante el asalto al Capitolio.

"Confiamos en que nuestra posición seguirá siendo tan fuerte como hoy. Y al final de este juicio, los senadores no tendrán más remedio que votar para condenar y descalificar", dijo un asistente a la cadena de noticias CBS.

Para este viernes se tiene planteada la participación de los abogados del expresidente Trump, quienes tienen asignadas 16 horas para presentar su defensa; sin embargo, la fuente detalló que esperan usar solo entre tres y cuatro horas. Posteriormente, los fiscales pasarán a una ronda de preguntas y respuestas de al menos cuatro horas con senadores.

CBS añadió que entre los temas que discutirán los abogados este viernes figuran el reclamo de que el proceso de juicio político es inconstitucional, alegando que Trump ahora es un ciudadano particular y no un funcionario.

Todo esto se celebrará sin la presencia del republicano, quien rechazó el llamado del Congreso para decir presente en el proceso.

Pero el dilema constitucional se resolvió este martes, cuando se sometió a votación si tenía o no el Senado la jurisdicción para continuar con el proceso. El resultado fue de 56 a 44 a favor de mantener el impeachment sobre la mesa.

"Por el juramento que han hecho, no pueden considerar cuestiones de jurisdicción", dijo una fuente. "Realmente creen que la conclusión lógica de la ley es que un presidente que ha perdido una elección puede incitar a la violencia de las turbas, puede ordenar a sus seguidores que saqueen el Capitolio, para detener la transferencia pacífica del poder, y que no hay nada que Estados Unidos El Senado puede hacer al respecto", comentó otro.

Sin embargo, aún hay figuras del Partido Republicano que rechazan todo el proceso contra la figura del exmandatario. El jueves por la noche, el senador Joni Ernst (Iowa), reclamó que "si hay una oportunidad o ellos piensan que hay un caso, debería ir a los tribunales, no al Congreso, donde no tenemos un presidente en funciones".

Por otro lado, uno de los asesores dijo a CBS que las acusaciones contra Trump van más allá de lo sucedido el 6 de enero: "el presidente Trump no fue acusado por las palabras que usó, vistas de forma aislada, sin contexto (que) están más allá de los límites. Muchos otros políticos han usado un lenguaje fuerte, pero Donald J. Trump era presidente de los Estados Unidos. Intentó revocar una elección presidencial que ha sido realizada por todos los tribunales para considerarlo".