Capitolio

Yogananda Pittman, jefa interina de la Policía del Capitolio, negó este jueves que el departamento no atendiera las advertencia del FBI, el cual alertó sobre posibles focos de violencia en Washington DC un día antes de que un grupo de simpatizantes del expresidente Donald Trump irrumpiera en el Capitolio.

De acuerdo con información de la cadena de noticias ABC, la uniformada declaró ante una audiencia del subcomité de Asignaciones de la Cámara de Representantes, encargado de investigar posibles fallas de planificación e inteligencia y así buscar responsables de la respuesta de las autoridades.

“El departamento no ignoraba la inteligencia, lo que indica un ataque del tamaño y la escala que encontramos el día 6”, manifestó Pittman. “No había tal inteligencia”.

Evidencia

De acuerdo con la jefa interina, “hay evidencia de que algunos de los que irrumpieron en el Capitolio estaban organizados, pero también hay evidencia de que un gran número eran estadounidenses de a pie, quienes adoptaron una mentalidad de turba porque estaban enojados y desesperados”, añadió.

A juicio de Pittman, fue “la conducta de este último grupo para lo que el departamento no estaba preparado. El departamento enfrentó algunos desafíos operativos que estamos abordando”.

La funcionaria era subjefe de policía de las Operaciones de Protección e Inteligencia del departamento el 6 de enero, además de estar al frente de la División de Inteligencia y Coordinación Interagencial.

“Aunque la Evaluación Especial del Departamento del 3 de enero predijo una probabilidad significativa de violencia en terrenos del Capitolio por parte de grupos extremistas, no identificó una amenaza creíble específica que indicara que miles de ciudadanos estadounidenses descenderían sobre el Capitolio de EEUU, atacando a agentes de policía con el objetivo en el edificio del Capitolio de los EEUU para dañar a los miembros y evitar la certificación de los votos del Colegio Electoral”, dijo.

Advertencia al Capitolio

El martes, el Senado celebró una audiencia para examinar las fallas en la recopilación de inteligencia y los preparativos de seguridad. Entre los testigos estuvo presente el jefe interino de la policía DC, Robert Contee III.

En su testimonio, Contee dijo que la advertencia de amenaza del FBI el 5 de enero, la víspera del asalto mortal al Capitolio, llegó a las 7 pm y recalcó que esperaría que algo tan serio "justificara una llamada telefónica o algo". Hizo hincapié en que la advertencia era "información en bruto" que no fue "examinada por completo".

Agregó que la policía de DC se estaba preparando para la posibilidad de una "gran manifestación violenta" como había ocurrido en el pasado. Dijo que "la inteligencia no llegó a donde tenía que estar".