encuesta
COMPARTE

El presidente Joe Biden solicitó al Congreso prohibir las armas de asalto y cargadores de alta capacidad, además de pedir que se cierren las lagunas que presenta el sistema de verificación de antecedentes. El llamado lo hizo luego de que en Boulder, Colorado, un hombre entrara a un supermercado disparando y asesinara a 10 personas.

“No necesito esperar un minuto más, y mucho menos una hora, para tomar medidas de sentido común que salvarán vidas en el futuro y para instar a mis colegas en la Cámara y el Senado a actuar. Podemos prohibir las armas de asalto y los cargadores de alta capacidad en este país una vez más. Lo hice cuando era senador… Deberíamos hacerlo de nuevo”, dijo Biden desde la Casa Blanca.

Biden pidió que se “apruebe de inmediato” dos proyectos de ley que ya tuvieron el apoyo de la Cámara y que ayudarían a ampliar la verificación de antecedentes para la venta de armas. Agregó que ambos pasaron por la cámara baja controlada por los demócratas y recibió el apoyo de algunos republicanos. 

Una de las legislaciones podría cerrar el llamado vacío legal de Charleston al “extender el período inicial de revisión de verificación de antecedentes de tres a 10 días”, reseñó The Hill. El mismo está relacionado con el tiroteo de 2015 en Charleston, Carolina del Sur, donde un supremacista blanco mató a nueve afroamericanos en la Iglesia Madre Emanuel AME.

“Esto no es ni debe ser un tema partidista, es un tema estadounidense. Salvará vidas, vidas estadounidenses, y tenemos que actuar ”, dijo Biden.

Te puede interesar: CLAVES | Ataques armados abren debate en Estados Unidos

Tiroteo en Boulder

Un hombre acabó con la vida de diez personas al disparar dentro de un supermercado de Boulder, en Colorado. El atacante, informaron las autoridades la noche del lunes, se encuentra bajo custodia policial; sin embargo, hasta el momento se desconoce el motivo de su acción.

El hecho ocurrió en horas de la tarde del 22 de marzo, cuando el atacante ingresó con un fusil a la cadena King Soopers, donde abrió fuego contra los presentes. La persona fue identificada como Ahmad Alissa, de 21 años de edad.

Uno de los sobrevivientes del ataque dijo a The Denver Post que el hombre “entró y empezó a disparar”.

Otro de los testigo del tiroteo, Ryan Borowski, dijo a The Washington Post que su “primera esperanza fue que se le hubiese caído algo a algún empleado. Para el tercer bang ya estaba corriendo. ¡Fue bang, bang, bang, bang, bang! Creo que fueron como ocho (disparos)”.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS