La administración de Joe Biden analiza la posibilidad de extender una política federal por expirar que prohíbe a los propietarios desalojar a sus inquilinos con problemas de liquidez. El gobierno de Estados Unidos busca ganar más tiempo para ayudar a unas 10 millones de familias que se han atrasado en el pago del alquiler.

La extensión -aún en discusión- podría durar al menos hasta julio, según dos personas familiarizadas con el asunto que hablaron bajo condición de anonimato. Sin él, la prohibición federal de desalojos caducará en siete días, lo que abrirá la puerta para que algunos estadounidenses sean retirados de sus hogares.

El problema ha adquirido una nueva urgencia, en un momento en que el gobierno federal se apresura a distribuir aproximadamente $ 47 mil millones en alivio del nuevo coronavirus a las familias que aún luchan por pagar el alquiler vencido junto con facturas de servicios públicos cada vez mayores.

Los legisladores autorizaron aproximadamente la mitad de la ayuda como parte del estímulo adoptado en diciembre, y el resto a través del Plan de Rescate Estadounidense de 1,9 billones de dólares que Biden firmó como ley este mes; sin embargo, la mayor parte del dinero no ha llegado a quienes más lo necesitan como resultado de demoras en la distribución del dinero.

Lee también: Tesoro aclara que quienes no obtengan el pago de estímulo antes del miércoles recibirán un cheque por correo

La moratoria federal de desalojos no es perfecta, reconocen los legisladores; mientras que defensores de la vivienda temen que las demandas puedan obstaculizar su aplicación, y algunos funcionarios de la administración Biden incluso han cuestionado si el gobierno federal tiene la autoridad para extenderla.

Sin embargo, existe un amplio acuerdo en que la continuidad de la prohibición federal de desalojos es esencial para evitar que millones de personas se vean obligadas a salir a las calles mientras esperan asistencia financiera.

“Hemos descubierto que la vivienda asequible es la forma más eficaz de equipo de protección personal que se puede tener”, dijo el senador Jack Reed, quien ha patrocinado una legislación que protege a los inquilinos del desalojo. “Si de repente arrojamos a las personas de sus hogares, a las calles y a los hogares de otras personas… se aceleraría el COVID-19”.

Te puede interesar: Reserva Federal proyecta una caída del desempleo a 4.5% para final de año

La administración Biden también está discutiendo algunos ajustes de política adicionales limitados a la moratoria, dijeron las dos personas familiarizadas con el tema. Eso incluye una nueva campaña de educación para informar a los inquilinos que la política existe, ya que el gobierno busca abordar una gran brecha de desconocimiento que surgió el año pasado bajo la gestión de Donald Trump.

Con información de The Washington Post.