Coronavirus

La administración de Biden y las empresas privadas están trabajando para desarrollar una forma estándar de manejar las credenciales, a menudo denominadas “pasaportes de vacunas”, que permitiría a los estadounidenses demostrar que han sido vacunados contra el nuevo coronavirus a medida que las empresas intentan reabrir.

El esfuerzo ha cobrado impulso en medio de la promesa del presidente Biden de que la nación comenzará a recuperar la normalidad este verano y con un número creciente de empresas, desde líneas de cruceros hasta equipos deportivos, que dicen que requerirán una prueba de vacunación antes de abrir sus puertas nuevamente.

La iniciativa de la administración ha sido impulsada en gran parte por las ramas del Departamento de Salud y Servicios Humanos, incluida una oficina dedicada a la tecnología de la información de salud, dijeron cinco funcionarios que hablaron bajo condición de anonimato para discutir el esfuerzo. Este mes, la Casa Blanca asumió un papel más importante en la coordinación de las agencias gubernamentales involucradas en el trabajo, lideradas por el coordinador del coronavirus Jeff Zients, con el objetivo de anunciar actualizaciones en los próximos días, dijo un funcionario.

La administración busca de soluciones

La Casa Blanca se negó a responder preguntas sobre la iniciativa del pasaporte, y en su lugar señaló declaraciones públicas que Zients y otros funcionarios hicieron este mes.

“Nuestro papel es ayudar a garantizar que cualquier solución en esta área sea simple, gratuita, de código abierto, accesible para las personas tanto digitalmente como en papel, y diseñada desde el principio para proteger la privacidad de las personas”, dijo Zients en una sesión informativa el 12 de marzo.

La iniciativa ha surgido como una prueba temprana de la administración de Biden, con funcionarios trabajando para coordinar entre docenas de agencias y una variedad de expertos, incluidos funcionarios militares que ayudan a administrar vacunas y funcionarios de salud que participan en los esfuerzos internacionales de vacunas.

Se espera que los pasaportes sean gratuitos y estén disponibles a través de aplicaciones para teléfonos inteligentes, que podrían mostrar un código escaneable similar a la tarjeta de embarque de una aerolínea. Los estadounidenses sin acceso a teléfonos inteligentes deberían poder imprimir los pasaportes, han dicho los desarrolladores.

Otros países están avanzando con sus propios planes de pasaportes, y la Unión Europea se comprometió a publicar certificados digitales que permitirían viajes de verano.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

ÚLTIMAS NOTICIAS