China
Tedros Adhanom Ghebreyesus, jefe de la OMS. Foto de archivo.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la Organización Mundial de la Salud, presentó el  informe conjunto OMS-China, un trabajo que devela el origen del coronavirus. Sin embargo, destacó que los científicos que trabajaron en la recopilación de información tuvieron problemas para “acceder a datos sin procesar” de China y solicitó que se investigara más a fondo la teoría de fugas de laboratorio.

Su declaración se produce luego de la publicación de un informe inconcluso que generó dudas y preocupaciones por la transparencia “y la influencia del gobierno chino sobre la investigación”, informó Axios.

El informe manifiesta que es posible que el COVID-19 llegó a los seres humanos a través de un organismo que habitaba en algún animal intermedio. Sin embargo, la OMS solicitó informes sobre el origen del virus en otras áreas, menos la teoría de que el mismo había sido creado en un laboratorio, pues lo calificó como algo “extremadamente improbable”.

“No creo que esta evaluación fuera lo suficientemente extensa. Se necesitarán más datos y estudios para llegar a conclusiones más sólidas. Aunque el equipo ha llegado a la conclusión de que una fuga de laboratorio es la hipótesis menos probable, esto requiere más investigación, potencialmente con misiones adicionales en las que participen expertos especializados, que estoy listo para desplegar”.

Australia, Canadá, Chequia, Dinamarca, Estonia, Israel, Japón, Letonia, Lituania, Noruega, la República de Corea, Eslovenia, Estados Unidos y el Reino Unido hicieron público este martes una declaración conjunta en la que expresaban su “preocupación compartida” por la falta de acceso a “datos y muestras completos y originales”.

“En mis conversaciones con el equipo, expresaron las dificultades que encontraron para acceder a datos sin procesar. Espero que futuros estudios colaborativos incluyan un intercambio de datos más oportuno y completo”, agregó Tedros al respecto.

Asimismo, alegó que “encontrar el origen de un virus lleva tiempo, y debemos al mundo encontrar la fuente para que podamos tomar medidas colectivamente para reducir el riesgo de que esto vuelva a suceder”. Y añadió que “ningún viaje de investigación puede proporcionar todas las respuestas”.