Taiwán
COMPARTE

Un comité asesor de vacunas federal se reunió el miércoles para discutir los próximos pasos sobre la vacuna contra el coronavirus de Johnson & Johnson después de que los funcionarios de salud federales recomendaran el día anterior que los estados detuvieran su uso mientras las agencias revisan seis casos de 7 millones de personas que recibieron la vacuna.

El Comité Asesor sobre Prácticas de Inmunización de los CDC se centró en los datos de seguridad de la empresa y los expertos en vacunas de los CDC, incluidos detalles sobre los casos de las seis mujeres, que tenían entre 18 y 48 años.

Los pacientes desarrollaron síntomas, la mayoría de las veces dolores de cabeza, de seis a 13 días después de la vacunación. Una receptora de la vacuna, una mujer de Virginia, murió en marzo y otra se encuentra en estado crítico, dijeron funcionarios de salud.

Dos de seis pacientes han sido dados de alta y tres permanecen en el hospital.

Leer más: Comunidades desatendidas son las más afectadas por la pausa de la vacuna de Johnson & Johnson

Descripción

Un funcionario de los CDC y un ejecutivo de Johnson & Johnson describieron los seis casos con el mayor detalle hasta el momento. Todas las mujeres eran blancas y solo una persona estaba tomando anticonceptivos hormonales que pueden causar coágulos de sangre, lo que sugiere que esa no era la razón de los coágulos.

Tom Shimabukuro, del equipo de seguridad de vacunas de los CDC, explicó que los coágulos graves y raros eran especialmente alarmantes porque iban acompañados de niveles bajos de células sanguíneas involucradas en la coagulación, una combinación prácticamente desconocida entre los jóvenes sanos.

“Tenemos una imagen en la que se forman coágulos en vasos (sanguíneos) grandes en presencia de plaquetas bajas, por lo que es una especie de paradoja”, dijo Shimabukuro. “Esto es inusual, por lo general no sucede”.

La combinación también se ha visto, en raras ocasiones, entre personas que recibieron la vacuna desarrollada por AstraZeneca y la Universidad de Oxford. Cuatro de esos receptores de la vacuna fueron tratados inicialmente con heparina, un anticoagulante que no se recomienda porque los eventos se parecen mucho a una reacción inmunitaria al medicamento que podría empeorar los coágulos.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS