Líderes
COMPARTE

Este miércoles el presidente Biden se reunió con los cuatro líderes del Congreso en la Casa Blanca. El encuentro tuvo como objetivo buscar una solución a las tensiones partidistas que hay en el parlamento.

“Cuando me postulé dije que no iba a ser un presidente demócrata, que iba a ser un presidente para todos los estadounidenses. La conclusión aquí es que vamos a ver si podemos llegar a algún consenso sobre un compromiso… Vamos a hablar mucho de infraestructura hoy”, dijo el presidente a la prensa durante los minutos que se le permitió entrar previo a la reunión.

En el encuentro participaron la presidenta de la Cámara de Representantes Nancy Pelosi y el líder de la mayoría en el Senado Charles Schumer, el líder de la minoría de la Cámara de Baja Kevin McCarthy y el líder de la minoría del Senado Mitch McConnell. La vicepresidenta Kamala Harris también los acompañó.

La esperada reunión se produce después de más de 100 días de Biden en la presidencia.

El objetivo principal de la reunión era discutir el plan de infraestructura de 2,3 billones de dólares que Biden propuso al Congreso; sin embargo, los legisladores estaban escépticos de poder llegar a una conciliación. La cita duró una hora y 45 minutos, informó The Hill.

Se pudo conocer que también conversaron sobre otros temas, pero no dieron detalles.

Encuentro productivo

Tras concluir el evento, McCarthy y McConnell se dirigieron a la prensa y alegaron que las conversaciones eran productivas. 

Los líderes republicanos dijeron el miércoles que tuvieron una reunión productiva con Biden en la Casa Blanca sobre infraestructura, pero subrayaron grandes diferencias que permanecen en el alcance de lo que debería incluir el paquete y cómo pagarlo.

“Ciertamente hay un deseo bipartidista de obtener un resultado”, dijo a los periodistas el líder de la minoría del Senado, Mitch McConnell, después de la reunión, antes de pasar a las objeciones republicanas al plan de Biden de pagar el paquete en parte a través de un aumento en el tasa impositiva, una medida que revertiría las disposiciones de un proyecto de ley de impuestos republicano histórico de 2017.

“Claramente, los republicanos no están interesados ​​en revisar el proyecto de ley de impuestos de 2017”, dijo McConnell, que luego describió como una “línea roja”.

“Creo que hay una oportunidad de que podamos trabajar juntos en infraestructura”, dijo McCarthy. Tanto él como McConnell alegaron que aún si no se llegaba al esperado acuerdo, las reuniones siempre serán productivas.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS