virus

Este jueves, la Coalición de Derechos Civiles Chino-Estadounidenses (CARC por sus siglas en inglés), presentó una demanda contra el expresidente Donald Trump por referirse al coronavirus como el “virus chino”, hecho que calificaron como términos racistas.

Axios informó sobre el tema y citó a Russell Jeung, creador del rastreador Stop AAPI Hate y presidente de Estudios Asiáticos Americanos en la Universidad Estatal de San Francisco, quien aseguró que la situación alimentó el fuerte aumento en los ataques contra personas de las comunidades asiático-americanas desde el inicio de la pandemia del COVID-19.

“Vimos que el discurso de odio realmente conducía a la violencia de odio”, indicó Jeung.

Según la demanda, el expresidente Trump ha hecho caso omiso a los ataques contra la comunidad asiático-americana, los cuales crecieron “particularmente desde su uso repetido de fases tan inflamatorias”.

En el documento, el grupo solicita $1 como disculpa a todos los estadounidenses de origen asiático en el país, lo que obligaría al expresidente Trump a pagar un total de $22.9 millones.

En su querella, la organización apunta a términos como “virus de China”, “virus chino”, “virus de Wuhan” y “virus de la gripe Kung” como las palabras que usó Trump para referirse a la pandemia.

El origen del virus

Un grupo de científicos aseguró que no se descarta la posibilidad de que la pandemia del COVID-19 se generara en un laboratorio de China, según informó la agencia de noticias Reuters.

Sin embargo, los expertos esperan concentrar la mayor cantidad de información posible antes de dar su conclusión.

Ravindra Gupta, microbiólogo clínico del Instituto de Inmunología Terapéutica y Enfermedades Infecciosas de Cambridge en la Universidad de Cambridge, señaló que "aún se necesita más investigación para determinar el origen de la pandemia ".

El mencionado forma parte de un grupo de 18 científicos que se pronunciaron sobre el tema.

David Relman, profesor de microbiología en Stanford, manifestó en una carta a la revista Science que "las teorías de la liberación accidental de un laboratorio y el derrame zoonótico siguen siendo viables".

Asimismo, los especialistas aseguraron que la Organización Mundial de la Salud no ha hecho una "consideración equilibrada" sobre la teoría de que el virus fue creado en un laboratorio de China.