Trump

Lauren Fedor en Cleveland, Ohio

Donald Trump retornó al escenario político nacional este sábado en la noche en la zona de feria condal de la pequeña ciudad de Wellington, Ohio, donde los residentes lindaron las calles y decoraron sus casas de rojo, blanco y azul para celebrar la llegada del expresidente.

“El condado de Lorain está claramente a favor de Donald Trump.  Es un sitio donde le aman”, dijo Doug Deeken, jefe del partido Republicano en el condado cercano de Wayne.  “Sean Demócratas o Republicanos o gente a quien nunca les importó nada y que no habían casi votado antes, él les gusta”.

Los operadores políticos dijeron que la decisión de Trump de tener su primera presentación después de salir de la Casa Blanca en el condado de Lorain – una región al oeste de Cleveland que incluye tanto antiguos pueblos metalúrgicos como amplias expansiones agrarias – era obvia debido a la afinidad que tiene la clase trabajadora blanca local.

Miles de fanáticos del expresidente descendieron sobre el prado de feria vestidos con mercancías a favor de Trump y decididos a informar a la prensa que la elección del 2020 había sido robada a su político favorito, a quien le imploraron que se lanzara de nuevo en el 2024.

El que fuera estrella de la televisión de realismo, que no ha decidido si volverá a lanzarse hacia la Casa Blanca y tiene una popularidad apabullante en la mayoría de las encuestas entre votantes Republicanos, estaba a gusto ante una multitud que lo alababa con gritos de “Trump ganó” y “cuatro años más”.

Pero también tenía otra razón para ir hasta el noreste de Ohio, una venganza.

Trump compartió la tarima de Wellington con Max Miller, un antiguo asesor en la Casa Blanca quien ha retado en las primarias Republicanas a Anthony Gonzalez, el actual Representante que fue uno de diez miembros Republicanos de la Cámara que votaron para imputarle por incitar a la insurrección mortal del 6 de enero en el Capitolio.  Trump fue absuelto en el juicio del Senado ya que únicamente siete Senadores Republicanos votaron en su contra.

“El oponente de Max es un tipo llamado Anthony Gonzalez”, dijo Trump ante los abucheos del público, llamando al Representante un “Republicano solo de título (‘Rino’ por sus siglas en inglés) grandilocuente”.

“Esa no es la razón por la cual estoy haciendo esto, pero pienso que debo decir que no es rasgo de buen carácter… es un vendido, un Republicano falso, y una vergüenza para su estado”, añadió.  “No es el candidato que ustedes quieren para representar al partido Republicano”.

Los comentarios de Trump resaltaron las divisiones agudas en un partido Republicano en pugna por decidir como ir hacia adelante durante la administración Biden – y también dan una idea de el papel que el expresidente piensa jugar en las elecciones intermedias del año que viene, en las cuales los Republicanos esperan retomar ambas cámaras del Congreso.

Ya ha respaldado a varios candidatos conservadores que le son leales – decisiones que para sus aliados dotarán de energía a la base Republicana, y que para sus críticos alienaran a votantes moderados que desean dejar atrás el tumulto de la era Trump.

El apoyo de votantes moderados es considerado de gran importancia en elecciones estadales en todo el país, incluyendo Ohio, donde el gobernador Republicano Mike DeWine buscará la reelección el año que viene y donde un grupo concurrido de candidatos están intentando ser nominados para reemplazar al Senador retirado Rob Portman.  Ni DeWine ni Portman se presentaron a lado en Trump el sábado debido a lo que llamaron compromisos personales.

“Hay Republicanos que preferirían que [Trump] designara los reyes pero no que volviera a ser rey en el futuro”, dice Brian Williams, antiguo presidente del partido Republicano en Ohio.  Pero añade que: “No hay muchas personas que opinan que Trump debe salirse del escenario”.

Alex Roth, un consultor Republicano que trabaja en campañas en el noreste de Ohio, dijo que la mayoría de los candidatos del GOP ahora buscan como demostrar su afinidad a Trump.

“Los Republicanos que están participando en primarias en este momento buscan como mostrarle lealtad al presidente, y eso está moldeando la manera en la cual se manejan nuestras campañas”, dijo.

El deseo de acercarse a Trump era palpable el sábado en la noche, ya que todos los rivales Republicanos para el escaño de Portman en el Senado estaban presentes.

Trump todavía no ha respaldado a nadie en esa contienda, pero la campaña de Jane Timken, exdirectora del partido a nivel estadal, distribuyó panfletos que la describían como “la única” candidata “realmente pro-Trump y de ‘Primero Estados Unidos (America First)’”.  En un momento de su discurso improvisado de noventa minutos, el expresidente le preguntó al público cual candidato querían que apoyara.

Aún así, hay algunos en el grupo de poder de los Republicanos en Ohio que son críticos hacia Trump.  John Kasich, el anterior gobernador del GOP y otrora candidato presidencial, respaldó a Biden antes de la elección del año pasado.

Pero pocos Republicanos en Ohio están dispuestos a criticar públicamente al expresidente, lo cual demuestra la amplia sombra que perfila sobre el partido y su futuro.

Brad Kastan, un importante patrocinador Republicano basado en Columbus, es la rara excepción.

“Para que los conservadores y los Republicanos tengan éxito, no podemos depender de una persona o personalidad, y me preocupa que si nos quedamos varados en lo que a veces nos divide… vamos a terminar como Georgia”, declaró refiriéndose al estado del sur que anteriormente era Republicano pero que ahora cuenta con dos Senadores Demócratas.

Un operador Republicano que pidió no ser nombrado dijo: “El partido debe considerar el hecho de que los votantes no votan únicamente debido al presidente Trump.  Votan por lo que hizo. Creo que ese mensaje está algo extraviado”.

Otro miembro del GOP que también pidió anonimato dijo que no respaldaba a Trump.  Pero concedió que el expresidente inevitablemente tiene un papel importante que jugar en la política Republicana.

¿“Vas a preguntarle al médico que piensa sobre el fémur”? se pregunta.  Trump existe.  Él es parte de la realidad política tanto para Republicanos como para Demócratas.  El fenómeno que ha generado es algo con lo cual debemos lidiar.  No puedes ir por allí removiéndole el fémur a la gente”.

Derechos de Autor - The Financial Times Limited 2021

© 2021 The Financial Times Ltd. Todos los derechos reservados.  Por favor no copie y pegue artículos del FT que luego sean redistribuidos por correo electrónico o publicados en la red.

Lea el artículo original aquí.