moratoria

La Corte Suprema está dejando en vigor una prohibición nacional de desalojos inspirada por la pandemia, a pesar de los votos de cuatro jueces conservadores que se oponen.

El martes, el tribunal rechazó una petición de los propietarios para poner fin a la moratoria de los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC) sobre el desalojo de millones de inquilinos que no están pagando el alquiler durante la pandemia del coronavirus. La semana pasada, la administración Biden extendió la moratoria por un mes, hasta finales de julio. Dijo entonces que no esperaba otra prórroga.

La jueza estadounidense Dabney Friedrich en Washington había revocado la moratoria por exceder la autoridad de los CDC, pero suspendió su fallo. El tribunal superior votó 5-4 para mantener la prohibición.

En una breve opinión, el juez Brett Kavanaugh dijo que estaba de acuerdo con el fallo de Friedrich, pero votó a favor de dejar vigente la prohibición de los desalojos porque debe terminar en un mes y “porque esas pocas semanas permitirán una distribución adicional y más ordenada de las fondos de asistencia de alquiler asignados “.

También la semana pasada, el Departamento del Tesoro emitió una nueva guía alentando a los gobiernos estatales y locales a simplificar la distribución de los casi $47 mil millones en fondos de asistencia de alquiler de emergencia disponibles.

Te puede interesar: Ascienden a 12 las víctimas mortales del Champlain Towers South

El presidente del Tribunal Supremo, John Roberts, y los tres miembros liberales del tribunal también votaron para mantener la moratoria.

Los jueces Samuel Alito, Amy Coney Barrett, Neil Gorsuch y Clarence Thomas dijeron que lo habrían terminado.

La prohibición de desalojo se implementó inicialmente el año pasado para brindar protección a los inquilinos por temor a que las familias pierdan sus hogares y se muden a refugios o compartan condiciones de hacinamiento con familiares o amigos durante la pandemia, lo que propagaría aún más el virus altamente contagioso.

A fines de marzo, 6.4 millones de hogares estadounidenses estaban atrasados ​​en el pago de la renta, según el Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano. Al 7 de junio, aproximadamente 3,2 millones de personas en los EEUU dijeron que enfrentarían el desalojo en los próximos dos meses, según la Encuesta de pulso de hogares de la Oficina del Censo de EEUU.

The Washington Post. Traducción libre por El Tiempo Latino