ALERTA. El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos actualizó los estándares de construcción y seguridad para viviendas prefabricadas en 1976. Pero muchas casas móviles se construyeron antes de que estos estándares entraran en vigencia. | Foto: Cassidy Araiza para The Washington Post.
ALERTA. El Departamento de Vivienda y Desarrollo Urbano de Estados Unidos actualizó los estándares de construcción y seguridad para viviendas prefabricadas en 1976. Pero muchas casas móviles se construyeron antes de que estos estándares entraran en vigencia. | Foto: Cassidy Araiza para The Washington Post.

Los últimos 23 años, Jim Filipiak, de 73 años, ha vivido en una casa móvil de una sola pieza que data de 1976. Este tipo de construcciones dominan el paisaje llano de su vecindario de Tucson, Arizona, una parcela en su mayoría sin árboles cerca de las vías del tren y la Interestatal 10.

El jubilado y veterano de Vietnam ha remodelado su casa y se ha mantenido al día con el mantenimiento, pero es poco lo que puede hacer para protegerse del calor abrasador y mortal del verano.

RESIDENTE. Jim Filipiak afuera de su casa móvil en Tucson, el 27 de junio. | Foto: Cassidy Araiza para The Washington Post.

Filipiak tiene dos aires acondicionados de ventana, pero absorben electricidad y aumentan la factura, por lo que solo los hace funcionar durante las horas más calurosas del día para proteger a sus dos perros de rescate.

Incluso si pudiera permitirse una unidad de aire acondicionado central más eficiente, el cableado de su casa no podría sostenerla. En cambio, Filipiak se basa en un enfriador evaporativo.

El incesante calor de 100 grados y la sequía agravada del verano pasado mataron a un récord de 520 personas en Arizona, el doble del total de muertes reportadas en el ámbito nacional por huracanes, incendios forestales, tornados, tormentas severas e inundaciones, y un aumento significativo desde la última década.

Con el aumento de las temperaturas en este verano, los investigadores alertan a una comunidad vulnerable que históricamente ha sido ignorada debido al lugar donde viven: casas móviles viejas y deficientes.

Los datos de muerte por calor durante 2020 aún están pendientes, pero al menos 13 personas murieron solo en el condado de Maricopa en sus casas móviles, informó Patricia Solis, geógrafa y directora ejecutiva del Intercambio de conocimientos para la resiliencia en la Universidad Estatal de Arizona. Miles más son vulnerables nuevamente este verano, ya que las temperaturas extremas están asfixiando partes del país.

Los totales de muertes específicas de casas móviles no están disponibles en todo el estado.

Los residentes de las casas móviles más antiguas son un microcosmos de la población en riesgo por calor, entre ellos los pobres y quienes viven con ingresos fijos; los muy jóvenes y los ancianos; las personas con discapacidad, quienes viven solos y gente de color. El vecindario de Filipiak incluye una comunidad nativa americana.

“Estamos empezando a ver que esto es un problema de salud real, ciertamente moral”, dijo Margaret Wilder, de la Escuela de Estudios Latinoamericanos y la Escuela de Geografía, Desarrollo y Medio Ambiente de la Universidad de Arizona. “Debería ser motivo de preocupación para cualquier legislador”.

Wilder y Solis son miembros del equipo de investigadores, ya muy versados ​​en estudios relacionados con el calor y el clima, que están colaborando en un proyecto liderado por Mark Kear, profesor asistente en la Escuela de Geografía, Desarrollo y Medio Ambiente de la Universidad de Arizona, que comenzó en 2019. El informe se publicará este otoño.

“Todos estamos expuestos al calentamiento global; las temperaturas afuera están altas para todos nosotros, pero no todos somos igualmente vulnerables”, argumentó Kear.

Fuente: Karen Peterson/The Washington Post.

Traducción libre del inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.