Surfside Towers
LABORES. Miembros de los equipos de rescate trabajan en los escombros del edificio de condominios Champlain Towers South en Surfside, Florida, el 5 de julio de 2021. | Foto: Efe.

Cuando los miembros de la junta de condominios del edificio Champlain Towers South buscaban a alguien para supervisar un proyecto de reparación masiva y urgente, a fines de 2019, recurrieron a un ingeniero que ya estaba familiarizado con los problemas de la estructura: Frank Morabito y su firma Morabito Consultants.

“Él es la única firma de ingeniería que ya conoce el edificio”, escribió Graciela Escalante, quien presidió un comité enfocado en el proyecto, a la junta el 13 de septiembre de 2019. En ese entonces recomendó contratar a Morabito.

El conocimiento de Morabito sobre el edificio de condominios de Surfside, Florida, que se derrumbó el 24 de junio, le dio un punto de vista privilegiado para detectar cualquier señal visible de que la integridad del edificio estaba en duda, según una revisión del Washington Post de las actas de la junta y otros documentos. Había realizado una inspección en 2018 que encontró “daños estructurales importantes” en una losa de concreto debajo de la plataforma de la piscina y la entrada; y fue contratado para ayudar a la junta a seleccionar y supervisar una empresa de construcción para abordar ese y otros problemas en un proyecto estimado de $15 millones.

Su función de supervisor lo dejó directamente involucrado con el edificio de 12 pisos y 136 unidades: trazó planos detallados, obtuvo permisos de los funcionarios de la ciudad y asistió a las reuniones de la asociación de condominios. Sin embargo, el trabajo sobre los problemas más graves identificados en su informe, incluida la restauración del hormigón, no había comenzado cuando el edificio se derrumbó, matando a 28 personas y dejando 117 desaparecidos hasta la noche del lunes 5 de julio.

TRAGEDIA. 28 personas han sido encontradas sin vida. | Foto: EFE

Si bien los expertos e investigadores advierten que es demasiado pronto para llegar a conclusiones sobre la posible causa del colapso, la tragedia ha centrado la atención en Morabito y su negocio con sede en Sparks, Maryland, una empresa familiar de 23 empleados que data de 1983 y se ha expandido con la ayuda de dos hermanos, quienes también lideran la firma.

Denuncias

Los propietarios sobrevivientes y los familiares de los desaparecidos han comenzado a presentar demandas alegando que Morabito, la asociación de condominios, los funcionarios de construcción de Surfside y otros ignoraron o pasaron por alto las señales de advertencia antes de la catástrofe.

“No teníamos idea de que el edificio estaba en peligro inminente”, dijo a The Washington Post Max Friedman, un exmiembro de la junta que no es parte en el litigio presentado. “¿Por qué no nos dijo que el edificio se iba a derrumbar?”.

Brett Marcy, portavoz de Morabito, se negó a comentar para este reportaje, pero señaló una declaración del 1 de julio que decía, en parte, que la firma “hizo su trabajo, tal como lo ha hecho durante casi cuatro décadas, brindando asesoría experta en ingeniería estructural y servicios. Y continuarán trabajando con las autoridades investigadoras para comprender por qué falló esta estructura, para que un evento tan catastrófico nunca vuelva a suceder ”.

Graciela Escalante, quien vendió su condominio el año pasado, no pudo ser contactada para hacer comentarios.

Perfil de Morabito

Morabito, de 66 años, recibió una licenciatura y una maestría de la Universidad de Maryland y tiene autorización para realizar trabajos de ingeniería estructural en 23 estados y el Distrito de Columbia, según su portavoz.

PERFIL. Frank Morabito, fundador y presidente de Morabito Consultants. | Foto: Consultores Morabito.

El sitio web de su firma promociona su participación en proyectos de alto perfil, incluida la expansión del Centro de Convenciones Roland E. Powell en Ocean City, Maryland; y la restauración del Teatro Hippodrome de Baltimore, ahora Centro de Artes Escénicas France-Merrick.

La compañía ayudó en el fortalecimiento de componentes de concreto durante la remodelación del edificio de condominios Dolphin Tower en Sarasota, Florida, una estructura que algunos temían que pudiera colapsar y cuyos residentes fueron evacuados en 2010. Ese edificio reabrió sus puertas en 2015.

En el sitio web de la compañía de Morabito, se cita el proyecto de restauración de condominios de Sarasota en Florida como su favorito, porque proporcionó ideas de diseño “que les ahorraron a los propietarios millones de dólares y les ayudaron a regresar a casa de manera segura y eficiente”.

Morabito ha estado trabajando principalmente desde Florida desde 2018, de acuerdo con su portavoz. Él y su esposa compraron una casa en ese estado en 2019, y su licencia de ingeniería indica que tiene su sede allí.

Una base de datos en línea mantenida por la Junta de Ingenieros Profesionales de Florida, que regula y otorga licencias a ingenieros e investiga quejas, no muestra quejas contra Morabito.

Cuatro profesionales de la construcción que trabajaron con Morabito en el pasado y hablaron con The Washington Post lo describieron como cuidadoso y minucioso.

Tom Spies, un arquitecto jubilado que estimó que había trabajado en estrecha colaboración con Morabito en más de 100 proyectos durante varias décadas, dijo que Morabito era “absolutamente de primer nivel” y “generalmente conservador con su diseño estructural”.

Spies, quien fue presidente de CSD Architects, con sede en Baltimore, una de las firmas de arquitectura más grandes de Maryland antes de que cerrara en 2009, dijo que Morabito era el “hombre al que acudir”.

“El hormigón era una gran especialidad suya, era bueno tanto con el hormigón como con el acero”, añadió. Spies advirtió que no conocía los detalles del trabajo de Morabito en Surfside, pero dijo, basado en su récord anterior, “supongo que lo que ha hecho está por encima de cualquier estándar de atención”.

Fuente: Shawn Boburg, Steve Thompson y Beth Reinhard/The Washington Post.

Traducción libre del inglés.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *