Cuba
COMPARTE

(c) 2021, The Washington Post - Anthony Faiola

MIAMI - La Cuba comunista estalló el domingo en la mayor manifestación registrada en décadas, cuando miles de personas coreando "libertad" y "sí, podemos" tomaron las calles desde La Habana hasta Santiago de Cuba, en un nuevo e importante desafío a un gobierno autoritario que lucha para hacer frente a apagones cada vez más graves, escasez de alimentos y un brote de coronavirus en aumento.

Las protestas, desde el famoso Malecón de La Habana hasta los pequeños poblados y las ciudades del este de la nación isleña, hablaron del poder de las redes sociales, así como del descontento que ha salido a la superficie con el empeoramiento de la pandemia, durante la cual, Cuba ya ha sido testigo de crecientes protestas políticas lideradas por artistas y músicos. Las protestas del domingo aparentemente comenzaron en la ciudad de San Antonio de los Baños y se extendieron rápidamente a medida que los manifestantes compartían sus protestas por Facebook Live. Las manifestaciones fueron tan numerosas que el presidente Miguel Díaz-Canel, quien sustituyó este año a Raúl Castro como primer secretario del Partido Comunista, llamó a los ciudadanos "revolucionarios" de Cuba a tomar las calles.

"Estamos preparados para hacer cualquier cosa", dijo en un discurso a la nación. "Estaremos luchando en las calles". Culpó a Estados Unidos de agitar a la población.

Testigos dijeron que los cuerpos de seguridad cubanos lanzaron gases lacrimógenos y utilizaron otras formas de fuerza para dispersar a las multitudes, usando vehículos para detener a decenas de personas. Hubo informes de varias personas heridas, ya que las fuerzas de seguridad y los anti manifestantes progubernamentales se enfrentaron contra los manifestantes.

"Nunca había visto una protesta así en mi vida", dijo por teléfono Noel Alonso Ginoris, de 26 años, escritor y miembro del movimiento de artistas de San Isidro de La Habana, quien ha buscado desafiar la autoridad del gobierno.

Se unió a las protestas el domingo en La Habana, alrededor de la 1 p.m. después de ver videos de manifestaciones en toda la isla. En el centro de La Habana, dijo que vio un enfrentamiento entre manifestantes y unos 50 manifestantes progubernamentales que estaban siendo custodiados por la policía.

"Fue entonces cuando las cosas se pusieron tensas y violentas", dijo.

Los dos grupos, explicó, comenzaron a enfrentarse hasta que intervino la policía.

"Todos empezaron a correr; era como una escena de película", dijo. “Vi a un hombre muy cerca de mí, un hombre mayor con un suéter azul. Lo tiraron al suelo, le ataron las manos y lo arrestaron porque gritó 'Libertad'".

The Associated Press informó que un grupo progubernamental agredió a un camarógrafo de AP, desactivando su cámara, mientras que un fotógrafo de AP resultó herido por la policía.

José Miguel Vivanco, director de la división de América de Human Rights Watch, dijo que su grupo había recibido informes de que al menos 20 personas habían sido arrestadas. Agregó que la organización había recibido informes sobre el uso de violencia por parte de las fuerzas cubanas, un reclamo que se hizo eco de los usuarios de las redes sociales que comparten videos de manifestantes heridos.

"Esto es bastante masivo", dijo. "Mi sensación es que se trata de una combinación de malestar social basado en la falta de libertades, Covid y condiciones económicas. La falta de acceso a la electricidad. Los apagones... la gente grita por la libertad".

Norges Rodríguez, cofundador de YucaByte, un sitio web sobre asuntos cubanos, dijo que las protestas parecían ser el resultado de un "efecto dominó" espontáneo desde San Antonio de los Baños, a 16 millas hacia las afueras de La Habana. Los videos de la escena compartidos en las redes sociales mostraron a las fuerzas de seguridad cubanas maltratando a los manifestantes.

Las protestas superaron las frustraciones por las colas para alimentos y la escasez de energía, incursionando en un desafío al propio estado policial. Se podía escuchar a los manifestantes coreando "Patria y Vida", en contraposición al lema comunista "Patria o Muerte" que se ha convertido en un fenómeno de las redes sociales entre los artistas, músicos y disidentes cubanos.

"Hay miles de personas", dijo Rodríguez. "Esto es grande."

Nidialys Acosta, de 45 años, propietaria de una empresa de alquiler de autos y de entregas a domicilio, que pertenece a la pequeña clase de empresarios privados en Cuba, dijo por teléfono que escuchó por primera vez sobre las protestas a través de un grupo de Telegram.

"No podía creer la magnitud", dijo.

"La gente está cansada", aseveró. "Se ha visto agravado en las últimas semanas por apagones. En el campo hay apagones de seis horas seguidas".

Acosta y su esposo comenzaron un negocio de entrega a domicilio después de que la demanda en su negocio de alquiler de autos antiguos se desplomara durante la pandemia. La economía, dijo, está peor que nunca.

"La situación es compleja y este año el problema de conseguir alimentos la ha empeorado".

Aun así, dijo, las protestas en medio de una pandemia no son la solución. "No es el momento de hacerlo", dijo, "y que Díaz-Canel incite a los revolucionarios a las calles es una locura. No estoy de acuerdo con ninguno de los dos".

El periodista cubano Abraham Jiménez Enoa tuiteó desde La Habana: "Cuba es una isla gobernada por los militares desde hace 62 años. Hoy no hay comida, no hay medicinas, y la gente muere como moscas por Covid. La gente se cansó. Este país está perdiendo hasta el miedo"

Las protestas provocaron una guerra en Twitter a lo largo del Estrecho de la Florida. El senador por Florida, el cubanoamericano Marco Rubio, un agudo crítico del gobierno comunista, solicitó al presidente Biden y al secretario de estado Antony Blinken que pidan a "los miembros del ejército cubano que no disparen contra su propia gente".

"El incompetente partido comunista de Cuba no puede alimentar ni proteger a la gente del virus", tuiteó Rubio. "Ahora los militares deben defender al pueblo, no al partido comunista".

Julie Chung, subsecretaria interina de la Oficina de Asuntos del Hemisferio Occidental del Departamento de Estado, tuiteó: "Estamos profundamente preocupados por los 'llamados al combate” en Cuba. Respaldamos el derecho del pueblo cubano a una reunión pacífica. Llamamos a la calma y condenamos cualquier violencia ".

Carlos Fernández de Cossio, jefe de asuntos estadounidenses en el Ministerio de Relaciones Exteriores de Cuba, advirtió a Estados Unidos de que se abstuviera de encender la situación.

"El Departamento de Estado de Estados Unidos y sus funcionarios, involucrados hasta el cuello en promover la inestabilidad social y política en Cuba, deben evitar expresar una preocupación hipócrita por una situación por la que han estado apostando", tuiteó. "Cuba es y seguirá siendo un país pacífico, a diferencia de Estados Unidos".

El gobierno cubano compartió imágenes más tarde en el día de los anti manifestantes a favor del gobierno gritando en las calles.

Cuba enfrenta su peor emergencia económica desde el "período especial", cuando el colapso de la Unión Soviética, principal patrocinador de La Habana, desató años de hambre y desesperación.

Las protestas aprovecharon los riesgos que asumió el gobierno cubano al abrir la nación de 11 millones de habitantes a un mayor acceso al internet desde 2019, cuando el país obtuvo acceso al servicio de telefonía móvil 3G que facilitó el uso de las redes sociales.

Los activistas han utilizado las redes sociales para amplificar su disidencia, particularmente después del arresto el año pasado de Denis Solís, un rapero de La Habana y crítico del gobierno. Otro músico, Luis Manuel Otero Alcántara, inició una huelga de hambre de gran relevancia; su protesta resonó en Cuba y el mundo.

- - -

Ana Vanessa Herrero del Washington Post en Caracas, Venezuela, contribuyó a este reporte.

Información del Autor:

Anthony Faiola es el jefe de la oficina de América del Sur y el Caribe de The Washington Post. Desde que se incorporó al periódico en 1994, se ha desempeñado como jefe de oficina en Berlín, Londres, Tokio, Buenos Aires y Nueva York. También ha cubierto la economía global desde Washington.

Lea el artículo original aquí.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS