Shohei Ohtani y Vladimir Guerrero, un encuentro que retrató la periodista Marly Rivera en el Juego de Estrellas
Shohei Ohtani y Vladimir Guerrero, un encuentro que retrató la periodista Marly Rivera en el Juego de Estrellas
COMPARTE

Esta temporada de la MLB prometía ser única, gracias a la consolidación de una nueva generación de estrellas. Pero aunque dos de los tres "juniors" están fuera de juego por problemas de salud, la carrera entre Shohei Ohtani y Vladimir Guerrero Jr. promete pagar todas las emociones que dejarán de ofrecernos aquellos dos grandes ausentes.

El venezolano Ronald Acuña Jr. y el dominicano Fernando Tatis Jr. están en la lista de lesionados. Acuña no regresará antes de 2022 y Tatis está en ascuas, debido a una recurrente molestia en el hombro izquierdo.

Los aficionados que se han visto cautivados por la nueva ola de talento han puesto en pausa el seguimiento de lo que debía ser la carrera por el premio al Jugador Más Valioso de la Liga Nacional entre dos hispanoamericanos emergentes.

Pero la puja en la Americana está mejor que nunca, entre el japonés Ohtani y el quisqueyano Guerrero.

Es una batalla sin precedentes. En una esquina está el fenómeno "todoterreno", el único pelotero en la historia que ha sido seleccionado al Juego de Estrellas como toletero ¡Y TAMBIÉN! como lanzador. En la otra, un bateador puro que aspira nada menos que a la Triple Corona ofensiva.

Corren tiempos estupendos en la MLB. Aunque dos súper estrellas juveniles han quedado a un lado, la recta final del campeonato promete ser una vía desenfrenada hacia el libro de récords.

Ohtani falló tres veces este jueves (aunque con dos boletos), en la victoria de sus Ángeles de Los Ángeles ante los Rangers de Texas. Pero el día anterior contribuyó al triunfo desde la lomita, con otra actuación espectacular.

Es insólito. El asiático se mantiene como líder jonronero en la Americana con 37, la máxima cifra en las Grandes Ligas. Y al mismo tiempo muestra 2.93 de efectividad en 16 aperturas, con la friolera de 106 ponches en 86 innings de labor.

Ohtani pudiera ser el MVP por su bateo, sin duda. Pero es que por su pitcheo podría aspirar al Cy Young. Y hay un detalle que remarca especialmente lo bueno que ha sido: si se borra el juego del 30 de junio, cuando fue emboscado por los Yanquis de Nueva York, su efectividad quedaría en 2.22 apenas.

Pero ¿qué decir de Guerrero? Este jueves disparó otro hit y subió a .322 su average.

El orgullo de Quisqueya, nacido en Canadá en los tiempos en que su célebre padre brillaba con los Expos de Montreal, está en medio de una cosecha notable.

Cerró la jornada detrás de Ohtani con 34 bambinazos, y como líder empujador del nuevo circuito con 85. Además, comparte la cuarta plaza en el liderato de average, acosando al numero uno Michael Brantley.

La carrera de los Azulejos de Toronto hacia los playoffs depende en buena medida del sonriente slugger.

El venezolano Miguel Cabrera es el último triplecoronado y el único de ascendencia hispana. Pero esa no es la única posibilidad de gloria para Guerrero. Con seis jonrones más, él y su padre emularán a Cecil y Prince Fielder como la única pareja de papá e hijo con cosechas sobre 40 vuelacercas en una campaña de las Grandes Ligas.

La lesión de Acuña nos rompió el corazón. La de Tatis nos tiene con el alma en un puño. Pero todavía tenemos oportunidad de ver algo único, gracias al mejor fenómeno desde los tiempos de Babe Ruth y un bateador con sangre dominicana que también parece súper dotado.

Uno de los dos será, al final, el ganador del MVP.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS