vacuna COVID-19 Moderna
vacuna COVID-19 Moderna

El laboratorio Moderna dijo el jueves que su vacuna COVID-19 mantenía una eficacia del 93 % seis meses después de la aplicación de la segunda dosis, pero afirmó que será necesario que se coloque una inyección de refuerzo antes del invierno.

El contexto: El anuncio del laboratorio se da un día después de que la OMS pidiera que se retrasara la aplicación de la dosis de refuerzo en algunos países. La agencia solicitó la pausa en la vacunación para garantizar el acceso a la vacuna al 10 % de la población de todos los países.

  • La compañía aclaró que los datos se recogieron antes de que la variante delta se hiciera prevalente en Estados Unidos, lo que significa que la ecuación podría cambiar ahora que la mutación está extendida.
  • Moderna cree que la vacuna puede perder su eficacia con la entrada del invierno y generar un incremento de las infecciones en los individuos vacunados.

¿Qué dicen? "Estamos satisfechos de que nuestra vacuna COVID-19 muestra una eficacia duradera del 93% a los seis meses, pero reconocemos que la variante delta es una nueva e importante amenaza, por lo que debemos permanecer atentos", dijo Stéphane Bancel, el consejero delegado de Moderna, en un comunicado.

  • La empresa dijo en una presentación que cree que los niveles de anticuerpos seguirán disminuyendo y acabarán afectando a la eficacia de la vacuna.
  • Las autoridades sanitarias estadounidenses aún no han anunciado que necesiten vacunas de refuerzo, ni siquiera en las poblaciones de riesgo como ancianos.

Fuente principal de la noticia: The Hill