El presidente de Ucrania Volodymyr Zelensky está decidido a unir a su país a la OTAN pero no logra el apoyo de otros países. Foto: The Washington Post.

(c) 2021, The Washington PostIsabelle Khurshudyan

Anticipando su reunión con el presidente Biden a finales de este mes, el presidente de Ucrania, Volodymyr Zelensky, expresó su frustración con los líderes occidentales por su indecisión en aceptar a Ucrania dentro de la alianza de la OTAN, haciendo referencia al comentario de Biden de que el país todavía tenía que “eliminar la corrupción” antes de poder ser considerado como nuevo miembro de la alianza militar.

En una amplia entrevista con el Washington Post y otros cuatro medios de comunicación de noticias, Zelensky dijo que la ambigüedad sobre la admisión de Ucrania a la OTAN es “una señal para otros países de que nosotros no somos bienvenidos y Rusia está a la vuelta de la esquina, incrementando su influencia”.

La visita programada de Zelensky a la Casa Blanca – algo que ha estado tratando de coordinar con Washington desde la tristemente célebre llamada con el entonces presidente Donald Trump hace dos años, que desencadenó en un juicio político contra el exmandatario estadounidense – llega mientras Zelensky ha expresado cada vez más desencanto por la falta de apoyo de Occidente en la batalla de Ucrania frente Rusia.

Siete años después de que Rusia se anexara la península ucraniana de Crimea y apoyara a separatistas en el este del país, el conflicto no ha mostrado señales de extinguirse. Cerca de 13.000 personas han sido asesinadas, aunque los últimos enfrentamientos a gran escala ocurrieron hace más de cuatro años. Las tensiones en la región se elevaron durante la primavera, cuando Rusia concentró tropas y equipamiento militar a lo largo de la frontera en lo que denominaron ejercicios militares.

Rusia retiró parcialmente esas fuerzas en abril. Pero Zelensky advirtió que la posibilidad de un escalda permanece latente, ya que Rusia dejó instalado el equipamiento militar cerca de la frontera y con rapidez pudiera concentrar sus tropas allí una vez más, “en cualquier momento”.

Zelensky ha dicho que ser una nación miembro de la OTAN le ofrecería a Ucrania protección frente a una nueva ofensiva de Rusia. Los países dentro de la alianza tienen tratados de defensa mutua, lo que quiere decir que si una nación es atacada, las otras se unirán en respuesta. Pero admitir a Ucrania en la OTAN pudiera ser una provocación para Moscú – el presidente Vladimir Putin lo ha llamado “la línea roja” y mencionó el asunto en su encuentro con Biden en Ginebra este junio.

Cuando se le preguntó por un “sí o no” sobre la aceptación de Ucrania como miembro de la OTAN, Biden dijo: “terminó la jornada escolar”. Agregó que Kiev todavía tenía que solucionar sus problemas de corrupción y cumplir con otros criterios.

“Es muy común acusar a Ucrania de corrupción, y no es que tengo esta opinión desde ahora que soy presidente, pero siempre me he sentido ofendido por esto”, dijo Zelensky. “Porque ustedes saben que ningún país está libre de corrupción”.

Zelensky, de 43 años de edad, era un comediante que actuaba como presidente en su exitoso programa de televisión antes de obtener una victoria avasalladora en las elecciones presidenciales de Ucrania hace dos años. Pero Zelensky basó su campaña en un mensaje de reforma anti-sistema, comprometiéndose a romper con el dominio que tienen los poderosos oligarcas sobre el país, pero ha tenido pocos avances en este sentido.

Este verano, Zelensky promovió el llamado “proyecto de ley frente a la oligarquía”, el cual obligaría a los individuos más ricos que estén siendo investigados por la ley a revelar la totalidad de su patrimonio. También les impediría financiar a partidos políticos, asumir cargos de gobierno o tomar parte en los procesos de privatización. La legislación es un paso en la dirección indicada por el Fondo Monetario Internacional, el cual ha suspendido temporalmente el desembolso de un préstamo de $5 mil millones por preocupaciones relacionadas con las reformas.

Pero los críticos han dicho que los dos oligarcas de más peso que han sido señalados como objetivos hasta ahora son sólo los rivales políticos de Zelensky. Victor Medvedchuk, un multimillonario amigo de Putin que ha sido acusado de traición. Petro Poroshenko, un magnate de la confección y de los medios de comunicación, quien fue el expresidente al que Zelensky venció en las elecciones de 2019, también ha sido objeto de numerosas investigaciones por corrupción.

Mientras tanto, las encuestas recientes muestran que el apoyo a Zelensky ha disminuido, aunque todavía es el líder político ucraniano favorito.

Va a recibir otro golpe con la pronta culminación de la construcción del gasoducto Nord Stream 2, el cual une el gas natural de Rusia directamente con Europa a través de Alemania. Porque el nuevo gasoducto no pasa por Ucrania, actual socio de tránsito con Moscú, Kiev podría perder unos $2 mil millones en pagos anuales por el actual paso del gas ruso por su territorio, contrato que termina en 2024.

Ucrania ha estado contando con la presión de EEUU para detener el controversial proyecto, pero en mayo, la administración Biden anunció que había decidido no sancionar a la empresa a cargo de la construcción del Nord Stream 2 en un esfuerzo por reconstruir las relaciones con Alemania.

En intercambio por terminar con los esfuerzos de EEUU para bloquear el Nord Stream 2, los países acordaron que Alemania invertiría en el desarrollo de la infraestructura de energía limpia de Ucrania, y Berlín y Washington trabajarían en conjunto en iniciativas para mitigar el dominio energético de Rusia en Europa.

Zelensky dijo el miércoles que él “en verdad no tiene tanta fe” en que todos los compromisos que se fijaron en el acuerdo van a ser cumplidos. Cuando se le preguntó si vio el pacto entre Estados Unidos y Alemania como una traición, Zelensky se encogió de hombros y sonrió.

“Ciertamente, no estoy contento con este acuerdo, si se le puede llamar así, ni con el formato por medio del cual se logró”, dijo él.

Aunque la construcción del gasoducto está programada para concluir el 23 de agosto, Zelensky dijo que él tratará una vez más de persuadir a Biden para que intervenga durante su visita a la Casa Blanca el 31 de agosto.

El miércoles, Zelensky insistió en repetidas ocasiones sobre sus preocupaciones en torno a la seguridad de Ucrania una vez que el Nord Stream 2 esté operacional porque Moscú podría tornarse más agresivo en su trato a Ucrania una vez que ésta no sea más un lugar de tránsito para el gas ruso.

En julio, el Kremlin publicó un artículo de 5.000 palabras escrito por Putin, titulado “Sobre la Unidad Histórica de rusos y ucranianos”, en el cual argumentó que “los ucranianos y los rusos somos esencialmente el mismo pueblo”.

Aunque algunos analistas consideraron el artículo como simple propaganda, Alexei Venediktoc, el prominente editor en jefe de la estación de radio Echo de Moscú, dijo que “sería la base de la presente y futura política de la Federación de Rusia hacia Ucrania”.

Venediktov agregó que “Putin le esboza pretensiones territoriales a Ucrania”.

En cuanto a su opinión sobre Putin, Zelensky describió a su contraparte ruso como “irracional” y “emocional, a veces altamente emocional”.

“Él es demasiado emocional cuando se trata de Ucrania”, agregó Zelensky.

Información de la Autora:

Isabelle Khurshudyan es una corresponsal extranjera basada en Moscú. Graduada en la Universidad de Carolina del Sur, ella ha trabajado con el Washington Post desde 2014, previamente como reportera deportiva cubriendo a los Washington Capitals, así como a las ligas deportivas de las escuelas secundarias y universidades locales.

Lea el artículo original aquí.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.