Los demócratas de la Cámara de Representantes interrumpen su receso de verano, y vuelven a Washington este lunes para impulsar la agenda nacional del presidente Biden, mientras su administración se esfuerza por contener una crisis de política exterior en Afganistán.

¿Por qué es importante? Los aliados demócratas de Biden temen que el plan Build Back Better —que incluye el plan de infraestructura de $1,2 billones ($1,2 trillion, en inglés) y un paquete de beneficios de $3,5 billones ($3,5 trillions en inglés)— sea frenado por los progresistas y centristas que objetan algunas tácticas para sacar adelante los paquetes.

  • La presidenta de la Cámara Nancy Pelosi (D) mantiene su estrategia, respaldada por Biden, de lograr una resolución para que los demócratas aprueben este otoño el paquete de $3,5 billones sin el voto de los republicanos.
  • Nueve moderados amenazan con hundir el plan de $3,5 billones a menos que los líderes del partido celebren primero una votación sobre la legislación de infraestructura aprobada por el Senado y la envíen a Biden.

¿Qué dicen? A principios de este mes, los nueve moderados anunciaron que querían una votación inmediata sobre el proyecto de ley de infraestructuras bipartidista aprobado por el Senado en lugar de esperar hasta que se complete el paquete de beneficios sociales del partido. El viernes ratificaron su posición sobre la votación.

  • "La Cámara no puede permitirse esperar meses, ni hacer nada que ponga en riesgo la aprobación del histórico paquete de infraestructuras", afirmó el representante Josh Gottheimer (D) de Nueva Jersey, copresidente del grupo bipartidista Problem Solvers Caucus y líder de los nueve moderados
  • El representante Jared Golden (D) de Maine, otro de los moderados, pidió que la Cámara votara el proyecto de ley bipartidista de infraestructuras y la resolución presupuestaria en el mismo orden que el Senado.

Fuente principal de la noticia: The Hill

ÚLTIMAS NOTICIAS