Miguel Sanó le devolvió a América Latina, y a su natal República Dominicana, el privilegio de encabezar la lista de los jonrones más largos que se han dado en esta temporada de la MLB.

El tablazo de Sanó ratifica el trono de una región a la que ahora hay que reconocer por sus bombarderos. Voló muy por encima del Monstruo Verde, en el Fenway Park.

Nick Pivetta, el abridor de los Medias Rojas de Boston, resultó su víctima.

Se trata de otra fiesta y otra pequeña revancha de Sanó, que en octubre de 2009, con 16 años de nacido, firmó con los Mellizos de Minnesota por 3,15 millones de dólares, luego de un suplicio que duró meses, debido a acusaciones de estar supuestamente falseando su edad.

Muy atrás quedó el tiempo aquel, en que un scout al parecer llegó a amenazarle con que nunca jugaría en las Grandes Ligas, si no acepaba lo que él le ofrecía. El toletero de San Pedro de Macorís tiene un tope personal de 34 cuadrangulares en una temporada. Y su carrera ya suma 7 campañas en el Big Show, con 120 de OPS ajustado (o lo que es lo mismo, 20 por ciento por arriba de la media de lo que se batea en las Ligas Mayores). No le ha ido mal.

Sanó siempre fue poderoso y ahora le quitó el trono al veterano Tommy Pham, que hace días puso la pelota a 486 pies de distancia con respecto al home.

Eso fue en Denver, donde la altura de 1.600 metros sobre el nivel del mar permite cosas así. Y ese es el único vuelacercas no caribeño que forma parte del exclusivo top-5.

GOLPE A GOLPE

Así marcha la carrera por conseguir el bombazo más distante en 2021:

  • 495 Miguel Sanó (Dominicana, Mellizos de Minnesota).
  • 486 Tommy Pham (EEUU, Padres de San Diego).
  • 485 Yermin Mercedes (Dominicana, Medias Blancas de Chicago).
  • 481 Ronald Acuna Jr. (Venezuela, Bravos de Atlanta).
  • 479 Marcell Ozuna (Dominicana, Bravos de Atlanta).

Joey Meyer, en 1987, en el Mile High Stadium de Denver, entonces en Triple A, es dueño del récord del jonrón más largo que se conozca. Aquella pelota cayó a 582 pies del plato.

El venezolano Andrés Galarraga sacudió un tablazo memorable ante el as Kevin Brown el 31 de mayo de 1997, que fue medido inicialmente en 579 pies por los encargados del entonces ProPlayer Stadium. Luego fue reconsiderado y bajado a «solo» 529 pies.

El cubano José Canseco disparó otro descomunal en la Serie de Campeonato de 1989, en Toronto, ante Mike Flanagan. Fue medido supuestamente en 540 pies.

Pero es a partir de 2016 cuando la MLB ha formalizado hasta el milímetro la medición de cada batazo.

Gracias a las cámaras, radares y computadoras instaladas en cada parque, el sistema Statcast permite conocer sin margen de error la velocidad de cada pitcheo, la rotación de la pelota, el desplazamiento de los fildeadores y los metros de cada carrera al perseguir una conexión.

Por supuesto, permite precisar la distancia de los bambinazos. Y también pertenece a Hispanoamérica el primer lugar de la Era Statcast.

Lee también: Por qué estos Yanquis son un peligro para quien aspire a la Serie Mundial

Nomar Mazara también es dominicano, como Sanó. Y también fue un prospecto de gran talento, a sus 16 años de edad.

Al slugger de los Mellizos le faltaron 20 pies, casi siete metros, para igualar el sablazo de su compatriota hace dos años. Así de larga fue la conexión de Mazara el 22 de junio de 2019. Pero este también es un cañonazo de verdad.

Tanto lo es, que Sanó es el nuevo rey del poder en 2021 en las Grandes Ligas, gracias a este jonrón.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.