herencia hispana
COMPARTE

Estados Unidos celebra desde el 15 septiembre hasta el 15 de octubre el Mes de la Herencia Hispana, un lapso para destacar la incidencia de dicho grupo demográfico en la cultura norteamericana. En el deporte no hay excepción y el fútbol se ha alimentado de la mejor forma posible de este tipo de exponentes.

Para poder ganar terreno en un país con una clara tradición para el fútbol americano, el baloncesto y el béisbol, el fútbol (soccer en Estados Unidos) dio pasos importantes en los pies de representantes latinos que supieron dejar su huella.

Nombres como los de Marco Etcheverry y Carlos Valderrama figuran entre las piezas de origen hispano que se metieron en los libros de historia de la Major League Soccer gracias a su talento; sin embargo, si entre la lista se debe tomar un jugador, sin duda alguna el más importante debido a su prominencia ha sido Pelé.

El mítico brasileño, al ojo de muchos el más grande de la disciplina, vio acción en el New York Cosmos entre 1975 y 1977 en la extinta North American Soccer League.

Su arribo fue el primero de muchos importante para la nación, cuya influencia es cada día más importante.

Hoy en día es un hábito ver en las calles de Atlanta a jóvenes con la camiseta del venezolano Josef Martínez, genio y figura del United, así como en Los Ángeles también ocurre con la casaca del mexicano Carlos Vela.

Pero el impacto hispano en el fútbol estadounidense va más allá de los protagonistas. Desde el banquillo, los nombres del colombiano Óscar Pareja y el argentino Gerardo Martino también brillan, pues son los dos únicos personajes provenientes de la región en alzarse con el premio a Entrenador del Año.

Si se trata de ver a fondo las principales estadísticas históricas de la liga, el boliviano Jaime Moreno dice presente como el quinto máximo goleador, Valderrama es cuarto en asistencias y Vela el primero con más tantos en una temporada.

Abrir las puertas de su fútbol a los hispanos ha sido el factor más importante en las entrañas de la MLS para potenciar una disciplina que tuvo que hacer un enorme esfuerzo para calar en un país cuya historia arropaba a otros deportes.

El idilio entre el grupo étnico y el deporte parece ser para toda la vida, un matrimonio perfecto de dos partes que por un mes celebrarán cada gol es español.

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS