variante delta niños

Con un promedio de casos positivos mucho mayor al de invierno de 2020 en Estados Unidos, el COVID-19 ha mostrado números sorprendentes entre los niños. El hecho ha obligado a preguntarse si la variante delta, cuya incidencia ha tenido como consecuencia una nueva oleada, es la responsable de las alarmantes estadísticas.

El contexto: Con el inicio de las actividades escolares, los mandatos de cubrebocas entraron al debate. Desde un lado la petición fue la de obligar a alumnos a usarlo; sin embargo, no han sido pocos los territorios en los que la ley ha intervenido, a veces dejando del lado de padres y representantes dicha opción.

  • Pese al aumento de casos entre menores de edad, el gobierno no ha asomado la posibilidad de volver a la dinámica virtual. En su lugar, alentó a los mandatos de cubrebocas.
  • Estados como Florida o Iowa prohibieron los mandatos de cubrebocas luego de demandas y apelaciones.

El dato: Según la Academia Estadounidense de Pediatría y la Asociación de Hospitales de Niños, la tasa de infección semanal en el país entre niños supera los 250 mil positivos, la mayor cantidad en más de seis meses. Desde el arribo de la pandemia del COVID-19, más de 5 millones de menores han contraído el virus.

  • En cuanto a la tasa de hospitalización, la cifra es de menos de dos niños por cada 100 mil, según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades.
  • Juan Dumois, pediatra del Johns Hopkins All Children ‘s Hospital en St Petersburg, dijo a ABC que el riesgo se basa en la capacidad de la variante delta de propagarse más fácilmente.

Fuente principal de la noticia: ABC News

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.