Los demócratas de la Cámara de Representantes esperan aprobar esta semana la ley de gasto social, que lleva meses estancada en los pasillos del Congreso por faltas de acuerdos entre el partido azul, lo cual le daría un impulso a Biden antes del receso por Thanksgiving.

Progresistas y moderados han estado discutiendo y modificando las disposiciones que tiene el paquete que inició con 3,5 billones de dólares y se redujo a 1,75 billones de dólares recientemente para intentar llegar a un acuerdo. Al principio, los demócratas querían votarlo junto con la ley de infraestructura, pero al final terminaron aprobándola hace dos semanas y fue firmada por Biden este lunes.

Mantente informado de los temas más relevantes de política, economía y salud y cómo afectan a la comunidad latina. Suscríbete aquí a nuestras newsletters

El paquete de gasto en la salud, educación y las políticas ambientales y fiscales no tiene apoyo republicano, lo que implica que debe ser aprobado mediante un proceso conocido como "reconciliación" y no puede perder el voto de Manchin o de otro miembro demócrata en un Senado a partes iguales (50-50) entre los dos partidos.

Los demócratas de alto rango, afirma The Hill, confían en que el Congreso pueda enviar el paquete al escritorio de Biden antes de fin de año.

Pero se puede enfrentar con una pared: algunas disposiciones de la ley podrían cambiar cuando llegue al Senado. Todo el proyecto de ley deberá pasar por un escrutinio para asegurarse de que cumpla con las reglas para la reconciliación. Cualquier cambio realizado por el Senado obligará a que el proyecto de ley sea aprobado nuevamente por la Cámara de Representantes.

Ley de gasto social estancada por costos

  • Cinco moderados de la Cámara, los representantes Ed caso, Josh Gottheimer, Stephanie Murphy, Kathleen Rice y Kurt Schrader, llegaron un acuerdo con los progresistas: aprobarían el proyecto de infraestructura, pero para aprobar la ley de gasto social deberían tener la información sobre el impacto económico que tendrá en el país, un informe que realiza la Oficina de Presupuesto del Congreso (CBO, por sus siglas en inglés), que no es partidista.
  • El senador Joe Manchin, uno de los votos que necesitan desesperadamente los demócratas, ha expresado su preocupación sobre el impacto que tendrá en la inflación con todo este gasto gubernamental.
  • La Casa Blanca dijo que la cuenta de la ley de gasto social está totalmente pagada. Los moderados indicaron que si las estimaciones de la CBO son inconsistentes con las estimaciones de la Casa Blanca, estarán “comprometidos a trabajar para resolver cualquier discrepancia con el fin de aprobar la legislación Build Back Better".
  • Se espera que para el viernes ya los representantes tengan la evaluación de costos y beneficios, informó la CBO este lunes. “Si podemos hacerlo antes, por supuesto que lo haremos. Pero ciertamente para fines del viernes tendremos la estimación completa ”, dijo el director de la Oficina, Phillip Swagel, en un evento organizado por el Centro de Política Bipartidista y Yahoo! Finance el lunes por la tarde.

Y si llega al Senado…

  • El senador Charles Schumer esperaba iniciar el debate sobre el Build Back Better Act (BBBA), como se le conoce formalmente, esta semana. Pero en una carta enviada el domingo al comité demócrata del Senado dijo que es probable que esta instancia tome en su lugar la Ley de Autorización de Defensa Nacional (NDAA), un proyecto de ley de política de defensa masiva.
  • El proyecto de ley de defensa generalmente se aprueba por un amplio margen bipartidista, pero es un imán para cientos de cambios potenciales, y puede llevar aproximadamente dos semanas llevar el proyecto de ley a la sala y someterse a una votación final, detalla The Hill. Lo que retrasaría la discusión sobre el Build Back Better en caso de que esta semana finalmente pase al Senado
  • "El momento de la consideración de la BBBA en el Senado dependerá en gran medida de cuándo la Cámara nos envíe el proyecto de ley y cuándo la CBO finalice sus puntajes para todos los comités, que son necesarios para completar el proceso de 'Byrd Bath'", escribió Schumer. Con “Byrd Bath”, el senador se refiere a una normativa que debe cumplir la ley de gasto social al estar circunscrita al proceso de reconciliación para poder ser considerada.
  • También existe la posibilidad de que la ley quede en medio de otros plazos inminentes para el Senado, como la financiación del gobierno.

El contexto.  El debate llega en un momento tenso para Biden y la mayoría de los demócratas, que están presionados por el alza de la inflación, que es más alta de lo que se había proyectado,  así como el retraso de la cadena de suministro que ha afectado los mercados minoristas y la pandemia de covid-19 que aún genera frustración en un sector de la población estadounidense. 

Con información de The Hill. 

ÚLTIMAS NOTICIAS