ASILOS. Las negociaciones con México habían sido silenciosas hasta estas declaraciones de la Secretaria de Exteriores. / Flickr.
ASILOS. Las negociaciones con México habían sido silenciosas hasta estas declaraciones de la Secretaria de Exteriores. / Flickr.

El gobierno de Biden ha prometido a un juez federal que el programa conocido ampliamente como «Remain in Mexico» comenzará de nuevo en las próximas semanas, pero México pide garantías.

El contexto: El gobierno de Biden puso fin al programa que afectaba a México a principios de este año, pero un juez federal de Texas ha ordenado su reimplantación porque consideró que los estados de Texas y Missouri probablemente se verían perjudicados porque podrían tener que proporcionar servicios, incluidos los permisos de conducir, a los solicitantes de asilo que decidieran residir en su estado.

  • El programa llamado oficialmente Protocolo de Protección al Migrante, cambió drásticamente el proceso de selección de asilo en Estados Unidos al exigir que los solicitantes de asilo esperen en México mientras sus casos judiciales de inmigración proceden.
  • El gobierno de México hizo público el pasado viernes su preocupación por el retorno de la política implementada en el gobierno de Donald Trump. Las inquietudes han sido expresadas directamente a nivel diplomático.
  • Las negociaciones migratorias entre los dos países se han desarrollado en gran medida fuera de la vista del público. La declaración del viernes rompe ese silencio, lo que hace aún más significativa la decisión de México de hacer públicas sus preocupaciones.


¿Por qué es importante?: México señaló el viernes que todavía necesita ciertas garantías de la administración americana antes de estar dispuestos a acoger a los solicitantes de asilo, incluyendo en éstas la financiación de albergues y organizaciones sin ánimo de lucro a lo largo de la frontera que tendrán que apoyar a los retornados.

  • Entre otras cosas piden que se faciliten las condiciones para que los solicitantes tengan abogados, garantías sanitarias y acortar los tiempos de espera.
  • Al parecer también pidieron se eximiera del programa a grupos vulnerables como menores no acompañados, embarazadas, discapacitados, ancianos, indígenas monolingües y personas LGBTIQ.
  • México también expresó su preocupación sobre la seguridad de los solicitantes. Según Human Rights Watch ellos suelen ser objeto de secuestros en la región. 
  • De hecho, todas las zonas de la frontera norte de México están señaladas como peligrosas y el estado de Tamaulipas está en la lista del Departamento de Estado para sitios a los que «no hay que viajar».

Fuente principal de la noticia: San Diego Union Tribune.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.