Un grupo de congresistas republicanos, liderados por los senadores Mike Lee y Robert Marshall, están planeando bloquear un acuerdo de financiamiento a corto plazo y causar el cierre del gobierno este viernes, a menos que se prohiban los fondos para efectuar el mandato de la vacunación contra el COVID-19 anunciado por la administración Biden.

¿Por qué es importante? El Congreso tiene hasta el final de la semana para aprobar una medida provisional que extendería los fondos para las agencias hasta 2022. La objeción de un pequeño grupo de republicanos podría evitar que haya votos suficientes para pasarla y causaría el cierre del gobierno, por falta de asignaciones presupuestarias para el nuevo año fiscal.

  • De acuerdo a un reporte de Politico, Lee y Marshall se negaron a retractarse de su amenaza, que buscan usar como punto a favor para que el líder de los demócratas en el Senado, Chuck Schumer, acepte una votación para enmendar el proyecto de ley que le permitiría al gobierno federal permanecer abierto en su totalidad.
  • Hace unas semanas, un tribunal federal de apelaciones confirmó la suspensión del mandato para las empresas privadas, alegando que “no tiene en cuenta lo que quizás sea el hecho más sobresaliente de todos: la amenaza actual de COVID-19 es más peligrosa para algunos empleados que para otros”. Prohibió a la Administración de Seguridad y Salud Ocupacional (OSHA por sus siglas en inglés) hacerlo cumplir hasta nuevo aviso.
  • Este lunes, otro juez federal en Missouri frenó temporalmente la aplicación del mandato para ciertos trabajadores de la salud en 10 estados, en su mayoría republicanos. El juez de distrito Matthew T. Schlep sostuvo que cree en los argumentos de los demandantes, de que los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) carecen de autoridad para aplicar el requisito.
  • “Dado que los tribunales federales de todo el país han planteado problemas graves con estos mandatos, no es irracional que mis colegas demócratas retrasen la aplicación de los mandatos durante al menos la duración de la resolución en curso”, dijo Lee.

Desacuerdos internos. Con la pandemia aún condicionando la vida cotidiana en todo el país, muchos republicanos creen que forzar un cierre por los mandatos de vacunación se verá mal ante la opinión pública. De igual forma, temen ser culpados por las consecuencias negativas que tendría el cierre. Argumentan que hay formas mejores de exponer su punto.

  • El senador Mike Braun quiere canalizar la frustración republicana por los mandatos en una votación de la próxima semana, para revertir el mandato de Biden para los empleadores privados. Eso evitaría que su partido se viera afectado por un cierre, incluso si es breve. “Casi todo el mundo está de acuerdo conmigo”, dijo Braun. «Casi todos”.
  • El líder del GOP en el Senado, Mitch McConnell, ha prometido que no habrá cierre del gobierno ni default, lo cual dependerá de que los miembros del partido acuerden una línea común.
  • “Cualquier pequeño grupo de miembros puede decir que quiere cerrar el gobierno por algo que creen que es correcto. Tendríamos un caos total. Depende de los líderes de ambos lados asegurarse de que eso no suceda”, dijo el líder demócrata, Schumer.

Con información de Politico, The Hill y Axios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.