Flare es un brazalete que ofrece seguridad a las personas que lo usan, puede enviar tu ubicación o llamar al 911 por medio de una app.
Flare es un brazalete que ofrece seguridad a las personas que lo usan, puede enviar tu ubicación o llamar al 911 por medio de una app.

FLARE, una compañía de brazales que llama al 911 por ti y cuyo objetivo es empoderar a mujeres y hombres con un dispositivo que les ofrezca seguridad en cualquier situación. Y es que sus creadoras, Sara de Zarraga y Quinn Fitzgerald, buscan facilitar el acceso a seguridad para todas y todos, pero cuestionan que este tipo de productos sean necesarios en primer lugar.

Mantente informado de los temas más relevantes de política, economía y salud y cómo afectan a la comunidad latina. Suscríbete aquí a nuestras newsletters.

¿Qué hacen? Flare es un brazalete que se conecta vía Bluetooth con una aplicación —hasta ahora solo disponible para el sistema operativo iOS— que en situaciones de acoso y que te sientas en peligro, envía una llamada pregrabada a tus familiares, amigos, comparte tu ubicación y conecta con el servicio de emergencias..

¿Por qué es importante? Para tener una idea, una de cada cinco mujeres en Estados Unidos ha sido víctima de violanción o intento de violación, pero el 2018 solo el 25% de estos casos fue reportado a la polícia. Fitzgerald y de Zarraga buscan empoderar a mujeres y hombres con una arma básica, pero de la que no todos gozan: seguridad.

  • “En lugar de aguantarse, no visitar lugares, sentir que no podemos ser nosotras mismas, o tener que estar mirando constantemente sobre hombro, nosotras imaginamos un mundo en que todas tengan la confianza y el control de poder elegir cómo quieren vivir”, comenta Fitzgerald para The Boston Globe.
Enviar ubicación GPS – FLARE

Contexto. Según estudios Street Harassment  —organización no gubernamental dedicada a documentar el acoso basado en género— por lo menos el 65% de las mujeres ha experimentado acoso callejero, otro sitio común es en el lugar de trabajo, y por parte de amigos o parejas íntimas. Ante esta realidad, las egresadas de Harvard y fundadoras de FLARE en 2020, pretenden facilitar una opción que ofrezca algo de seguridad, pero no creen que resuelva el problema.

  • La creación de este brazalete se gestó desde 2016, cuando de Zarraga y Fitzgerald realizaban sus estudios en Harvard, una investigación que quería ofrecer una alternativa de seguridad para personas que han sufrido acoso ya que ellas habían sido víctimas en algún momento. El foco de su estudio fueron las historias de otras víctimas.
  • “Aprendimos que cada uno de nosotros lleva estas batallas individuales por nuestra seguridad… (en el proceso) nos dimos cuenta que la seguridad es un movimiento impulsado por la comunidad, y que podemos usar la tecnología para ayudar a las personas a conectarse en momentos en que lo necesiten, para que no estemos tan solos”, explica Fitzgerald.
  • Las fundadoras de la marca consideran que esta no es la solución y esperan que llegue el momento en que el brazalete no sea necesario y tengan que salir del negocio. “Para resolver esto necesitas un cambio social, institucional, cultural y médico”, por ello en abril mandaron una carta al congreso para que vuelvan a autorizar la Ley de Violencia Contra la Mujer.

Viendo que las únicas alternativas de seguridad eran las rudimentarias como el gas pimienta o los nudillos de bronce, el equipo de mujeres recurrió a la tecnología y desarrolló este brazalete de $129 con batería que dura dos años  —no recargable— disponible en varios colores y tres tipos de materiales en su página web oficial.

Otros datos que interesan. Las denuncias de acoso en muchos casos son desestimadas por creerse falsas o exageradas, pero según seguimiento estadístico del Centro Nacional de Recursos sobre Violencia Sexual solo entre el 2 al 10% son reportes falsos.

  • Si bien los casos de violencia y acoso sexual contra mujeres son los más comunes —una de cada tres mujeres entre los 11 y 17 años— los hombres también son víctimas de violencia sexual, aunque en menor proporción —24% de los hombres en Estados Unidos—.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *