Secundaria Oxford
TRAGEDIA. Un monumento se muestra fuera de Oxford High School un día después de que un estudiante de 15 años mató a cuatro compañeros de clase/EFE

El tiroteo del pasado martes en la escuela secundaria Oxford, en Detroit, Michigan, abrió la puerta a un sinfín de preguntas. Frente a la tragedia en la que un estudiante mató a cuatro jóvenes e hirió a otros siete, una investigación independiente buscará determinar si realmente pudo evitarse la situación.

Tim Throne, superintendente de las escuelas de la comunidad de Oxford, confirmó la investigación, la cual buscará responder si las acciones de la institución podían ir más allá.

El contexto: Tanto días antes como horas antes del mortal tiroteo, Ethan Crumbley, de 15 años de edad, tuvo numerosas conversaciones con consejeros escolares luego de que este mostrara algunos indicios preocupantes, como la búsqueda de balas por internet, hasta una nota en la que pedía ayuda.

  • De acuerdo con las autoridades escolares, el estudiante, en información confirmada después por sus padres, asistía a campos de tiro.
  • También comentó que tenía como norte una carrera como desarrollador de videojuegos, de ahí sus notas con contenido violento.
  • Previo a estos episodios, el joven nunca protagonizó altercados con otros compañeros, por lo que no era visto como un estudiante peligroso para la comunidad.
  • La superintendencia de Oxford detalló que un consultor de seguridad independiente se hará cargo de la investigación.

¿Qué dicen?: "En ningún momento los consejeros creyeron que el estudiante podría dañar a otros por su comportamiento, respuestas y comportamiento, que parecía tranquilo", manifestó Throne en un correo electrónico a los padres y representantes de las escuelas del área. 

  • El funcionario aclaró que las conversaciones no pasaron de los consejeros escolares y nunca trascendió al director o subdirector de la institución.
  • Para la Oficina Federal de Investigaciones, "el camino hacia la violencia es evolutivo, con señales en el camino".
  • Para el grupo, una de esas señales es la “fantasías de destrucción o venganza”, incluso en dibujos.
  • Según la Asociación Estadounidense de Psicología, "el acceso o la fascinación por las armas, especialmente las armas" pueden ser signos de violencia potencial "y pueden aumentar o contribuir al riesgo de violencia".

Fuente principal de la noticia: The Washington Post