Los partidarios del aborto y los manifestantes se reúnen frente a la Corte Suprema de los Estados Unidos mientras el tribunal superior escucha los argumentos de dos impugnaciones a una ley de Texas que prohíbe la mayoría de los abortos en Washington, DC, EE. UU., 01 de noviembre de 2021
COMPARTE

La ley de aborto de Texas, la más restrictiva de Estados Unidos, que solo permite abortos hasta las seis semanas de embarazo, sigue vigente. La Corte Suprema no la bloquea, pero dejará que las clínicas de aborto desafíen la ley en los tribunales, pero de forma limitada.

A inicios de noviembre, el máximo tribunal del país escuchó alegatos sobre esta ley de aborto, y aún no emite una opinión formal sobre el asunto. Pero hoy determinó que los proveedores de servicio de aborto demanden solo a los funcionarios de licencias en Texas, pero no los jueces de los tribunales estatales, los secretarios judiciales o el fiscal general estatal Ken Paxton.

Mantente informado de los temas más relevantes de política, economía y salud y cómo afectan a la comunidad latina. Suscríbete aquí a nuestras newsletters. 

Esto sigue dejando la puerta abierta para que su particular aplicación siga en pie. Es decir, que cualquier persona puede demandar a las clínicas de aborto y a cualquier otra persona que "ayude o incite" a un aborto realizado después de que se detecta actividad cardíaca en un embrión, alrededor de seis semanas y antes de que algunas mujeres sepan que estás embarazada.

¿Por qué es importante? Esta decisión reinicia el proceso legal que ha hecho que la ley permanezca en vigor desde el 1 de septiembre, cuando la Corte Suprema se negó a intervenir para bloquearla.

  • Se trata de una victoria parcial y, a la vez, de una decepción para los defensores del derecho al aborto. Se ha pedido al tribunal que bloquee la ley mientras continúa el proceso legal, pero no han encontrado los cinco votos necesarios.

Reacciones. Amy Hagstrom Miller, presidenta y directora ejecutiva de Whole Woman’s Health, el principal demandante del caso, dijo que si bien el resultado del viernes ofreció “esperanza”, el proceso legal ha sido “insoportable” para los pacientes y el personal.

  • "Hemos tenido que rechazar a cientos de pacientes desde que entró en vigor esta prohibición, y la negativa de la Corte Suprema de bloquear la ley significa que la angustia no termina", dijo en un comunicado. “Esperamos que esta ley se bloquee rápidamente para que podamos reanudar el alcance completo de la atención del aborto que estamos capacitados para brindar”, agregó.

El contexto. En septiembre entró en vigor la ley de Texas (S.B.8) que pone en manos de ciudadanos comunes la aplicación de la ley.

  • Cualquier persona puede presentar demandas civiles contra médicos o contra cualquier persona que ayude a una mujer a acceder a ese procedimiento. Cada demanda ganada debe ser pagada con un mínimo de 10.000 dólares de indemnización que incluso debe pagar el acusado. Desde que se hizo efectiva, se le han hecho dos llamamientos a la Corte Suprema para que se pronuncie al respecto.
  • En septiembre, proveedores de servicio de aborto y otras organizaciones pidieron a esta máxima entidad una apelación de emergencia. La votación fue 5-4. Alegaron que quienes llevaron el caso no habían cumplido con la alta carga requerida para la suspensión de la ley. “En particular, esta orden no se basa en ninguna conclusión sobre la constitucionalidad de la ley de Texas y de ninguna manera limita otras impugnaciones procesalmente adecuadas a la ley de Texas, incluso en los tribunales estatales de Texas”, decía la orden sin firmar.
  • En octubre el Departamento de Justicia hizo una solicitud de emergencia en que señala que la ley es "claramente inconstitucional" y permitir que siga en vigor "perpetuaría el actual daño irreparable a miles de mujeres de Texas a las que se les niegan sus derechos constitucionales". Esta última es la que hizo que se programara extraordinariamente la audiencia en la que se escucharon los alegatos a inicios de noviembre. Esta demanda al final fue desestimada por la Corte Suprema.
  • La ley ha afectado a estados aledaños a Texas, que son los que han estado recibiendo la demanda de personas que requieren el procedimiento, mientras que el número de abortos dentro del estado se redujo a 80%.

La decisión se toma en un momento en el que la Corte Suprema, con el caso de la Ley de Mississippi, que permite abortos hasta la semana 15, está considerando realmente la anulación de Roe v. Wade, un precedente que se fijó en 1973 y ha permitido el aborto hasta las 24 semanas en todo el país.

Más de la mitad de los estadounidenses rechazan la ley de aborto de Texas, según una encuesta de The Washington Post- ABC News: 65% dice que la Corte Suprema debería rechazar el proyecto conocido como la “ley de latidos del corazón”. 29% dice que debería mantenerse.

Con información de The Washington Post, The Hill y AP

COMPARTE
ÚLTIMAS NOTICIAS