SALUD. Pfizer en alianza con la empresa alemana de biotecnología BioNTech han sido pioneros en ofrecer las vacunas. | Imagen: El Tiempo Latino.

La pandemia del COVID-19 no se va a terminar pronto, llegó para quedarse; pero también lo han hecho las vacunas, que han salvado a millones de personas en Estados Unidos, de acuerdo con tres expertos médicos consultados por El Tiempo Latino. Ahora se vislumbra la posibilidad de dosis de refuerzo anuales que protejan contra las futuras variantes.

Kathleen Page, profesora en la Facultad de Medicina de la Universidad Johns Hopkins, con sede en Maryland, aseguró que es probable la necesidad de un modelo de vacunación como el de la gripe común, cuya dosis se actualiza cada año. “No solo por ómicron, sino porque seguramente este virus va a cambiar y tener otras cepas”, advirtió.

“No estaría sorprendido de que promulgaran una cuarta dosis o una dosis anual como en el caso de la influenza, por ejemplo. Todos los años promovemos la vacunación contra la gripe”, señaló por su parte Álvaro Puig-Rodríguez, MD, director médico APMD, Privia Medical Group en Arlington, Virginia.

Este parece ser un debate temprano, pues aún no se tiene un esquema claro y está en desarrollo la campaña para aplicar la dosis de refuerzo: la tercera inyección en el caso de Pfizer y Moderna o la segunda si obtuvo inicialmente la de Johnson & Johnson. Pero inició con comentarios de Anthony Fauci, director del Instituto Nacional de Alergia y Enfermedades Infecciosas.

Fauci dijo el 12 de diciembre que los funcionarios de salud tendrán que lidiar con una cuarta vacuna de refuerzo si se llega a determinar que es necesaria. 

Anthony Fauci, principal epidemiólogo de la Casa Blanca, espera que no sea necesaria una cuarta inyección, pues prevé que los refuerzos actuales darán una protección mayor en comparación con las dos dosis de la vacuna de Pfizer y de Moderna o la de Johnson & Johnson. 

En el programa de televisión This Week de ABC, Fauci comentó que es difícil saber si se necesitará una vacuna anual de refuerzo contra el COVID-19. Pero la última palabra no se ha dicho.

Protección contra ómicron

Actualmente crece la preocupación en torno a la variante ómicron. Kathleen Page, experta en enfermedades infecciosas, advirtió que la cepa es más contagiosa y se observa incluso en personas vacunadas. Pero según los datos de Sudáfrica, la enfermedad causada es menos grave. Se observan menos hospitalizados en comparación con otras cepas.

Se desconoce si es que hay una mayor inmunidad en la población por las vacunas o por las características de la mutación, señaló Page a El Tiempo Latino.

“El problema es que está cambiando tan rápidamente que yo pienso que van a haber muchas más cepas”, sostuvo el doctor Puig-Rodríguez, quien ha trabajado en la primera línea desde el inicio de la pandemia.

INMUNIZACIÓN. En octubre la FDA autorizó la dosis de Pfizer para niños de 5 a 11 años. | Foto: Efe.

El experto señaló que no hay datos concluyentes sobre si la vacuna va a funcionar al 100%. No obstante, se ha demostrado que cuando una persona inmunizada completamente se contagia el caso suele ser menos severo, en comparación con los no vacunados.

Al igual que sus colegas, Puig-Rodríguez exhortó a los estadounidenses a mantener el lavado de manos, usar el cubrebocas, vacunarse y hacer la cuarentena en el caso de los pacientes con coronavirus. “No debemos bajar la guardia”, advirtió.

La vacunación en números

Hasta el lunes 27 de diciembre, en Estados Unidos más de 242,4 millones de personas habían recibido al menos una dosis de la vacuna, un 73% de la población elegible mayor de 5 años; mientras que 205,1 millones de residentes estaban completamente inmunizados, el 61,8% de los habitantes, de acuerdo con datos de los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC).

DATO. Estados Unidos llegó a la meta de vacunar al 70% de su población con al menos una dosis un mes después de lo previsto. | Foto: Efe.

Pero al tener en cuenta que las vacunas para niños de 5 a 11 años llegaron en octubre, 83,2% de la población mayor de 12 años tiene al menos una dosis y 71% está completamente inmunizada.

En total Estados Unidos ha entregado más de 609,5 millones de vacunas y ha administrado 503,4 millones.

También destaca que 66,3 millones de residentes habían obtenido una dosis de refuerzo hasta la fecha mencionada, lo que significa un 32,3% de la población elegible.

Pero no en todas las jurisdicciones las vacunas han tenido la misma aceptación. Vermont, Rhode Island y Maine encabezan la lista de los estados con la mayor proporción de población completamente vacunada, con 77,3%, 76,1% y 75,6%.

En contraste, los estados con menos proporción de población completamente vacunada son Alabama (47,5%), Wyoming (47,3%) e Idaho (46,2%), según los datos actualizados hasta el 27 de diciembre.

La vacuna marcó una diferencia

2021 fue el año de las vacunas. Millones de personas se movilizaron para obtener sus inyecciones y aún faltan más. Sin la inmunización, el número de fallecidos podría haber sido el doble, dijo Denise Núñez, pediatra intensivista en el Hospital de niños de Montefiore y profesora del Albert Einstein College of Medicine, en Nueva York.

En exclusiva para El Tiempo Latino, Núñez aseguró que la cantidad de personas que pudieron haber fallecido por el coronavirus fue sustanciosa. Aunque no hay una cifra clara, la especialista lo observa en el día a día. 

“Uno que está en el hospital y trata con los pacientes a diario se da cuenta de que las personas que se vacunaron si les da el COVID-19, les da leve”, afirmó Núñez.

La doctora considera que el total de vacunados es un número grande, aunque le hubiese gustado ver una cifra más alta.

Puig-Rodríguez consideró que en Estados Unidos hay suficientes inyecciones, pero un número de residentes no se quiere vacunar. Después de iniciar la vacunación los casos bajaron significativamente, ha habido un beneficio y se reabrió la economía, destacó el médico.

“Ha habido un impacto, el modelo perfecto es que todo el mundo se hubiese vacunado. Es una variante más peligrosa, que se originó en el sur de África donde las tasas de vacunación no llegan al 30%. Hay que averiguar si se debe a una carencia de vacunas”, añadió Puig-Rodríguez.

Pfizer, pionera

DESARROLLO. Solo Pfizer tiene una vacuna aprobada para adolescentes y niños pequeños. | Foto: Efe.

La farmacéutica Pfizer en alianza con la empresa alemana de biotecnología BioNTech han sido pioneros en ofrecer las vacunas ante el COVID-19. Actualmente es la única con una dosis para adolescentes y niños pequeños aprobada por las autoridades; desarrolla una inyección para bebés de 6 meses a 4 años y creó un fármaco antiviral para tratar el coronavirus llamado Paxlovid.

“Han demostrado estudios clínicos con cierta efectividad, eficacia, con bajos efectos adversos es Pfizer. Digamos que Pfizer ha sido la pionera”, resaltó el doctor Puig-Rodríguez, a propósito de los hitos de la farmacéutica.

Paxlovid redujo drásticamente las hospitalizaciones y muertes entre personas con alto riesgo de enfermedad grave debido a la edad o afecciones médicas subyacentes, según un análisis final experimental publicado el 14 de diciembre. Quedó aprobada por la FDA el miércoles 22 de diciembre de 2021.

Los estudios preliminares de laboratorio sugieren que el fármaco, en forma de pastilla, resistirá a la variante ómicron. La otra píldora aprobada, el jueves 23 de diciembre, es de la farmacéutica Merck, la cual ofrece una menor protección.

Preferencias

La vacuna de Pfizer es tan recomendable como la de Moderna en cuanto a seguridad y efectividad; y ambas son preferibles a la de Johnson & Johnson, así lo anunció el 16 de diciembre Rochelle Walensky, directora de los CDC, en una declaración que acabó con su posición imparcial.

Walensky respaldó la recomendación horas después del voto unánime del panel asesor de vacunas de la agencia, con base en preocupaciones sobre un mayor riesgo de coágulos de sangre: un efecto secundario potencialmente fatal asociado con las inyecciones de Johnson & Johnson.

Se han confirmado nueve muertes, siete mujeres y dos hombres, en relación con el problema de los coágulos de sangre hasta septiembre. Siete de esos pacientes, que tenían entre 28 y 62 años, presentaron afecciones médicas subyacentes como obesidad, hipertensión y diabetes.

Esta noticia representó un golpe para Johnson & Johnson, cuya vacuna de una sola dosis no requiere almacenamiento especial. Se presentó como una solución que prometía hacerla popular. Pero los informes sobre la menor efectividad, así como el raro problema de los coágulos de sangre, han dado como resultado un uso mucho menor en Estados Unidos.

Se han aplicado 17 millones de dosis de Johnson & Johnson, un número bajo en comparación con el número global de vacunas administradas. La compañía escribió en un comunicado que “sigue confiando en el perfil general de beneficio-riesgo positivo de su vacuna contra el COVID-19

En 2022, ¿qué esperar?

La doctora Núñez apuesta a la educación de quienes rechazan las vacunas o creen en teorías conspirativas. Recomendó sentarse con cada una de las personas y preguntar cuáles son sus dudas o preocupaciones, a fin de aclararlas con los datos actuales.

“La educación va a ser lo más importante el año que viene, seguir con la higiene y protegernos. Esto no va a parar por ahora, hasta que nosotros mundialmente estemos vacunados o por lo menos una buena cantidad”, añadió.

La vacuna para los bebés desde 6 meses hasta los niños de 4 años está en proceso. Posiblemente en enero o febrero se puedan enviar a los reguladores los datos a revisión, añadió la pediatra.

“El virus sigue vigente y te das cuenta de esto. En estos momentos estamos enfrentando un nuevo pico. Los casos en Estados Unidos están volviendo a surgir”, concluyó Puig-Rodríguez.

ÚLTIMAS NOTICIAS