Los mandatos de vacunas enfrentan una nueva prueba en la Corte Suprema. Hoy escucharon argumentos orales sobre dos mandatos de vacunas. Los jueces conservadores se mostraron escépticos sobre si la administración Biden tiene autoridad legal para imponer un amplio requisito de vacunas o de despistaje recurrente a grandes empleadores.

Pero el mandato de vacunas para los trabajadores de la salud de centros que recibe fondos federales de Medicaid y Medicare tuvo una reacción diferente. Algunos jueces parecían más receptivos a la idea de que se le exigiera vacunación al personal de atención médica.

La audiencia, que fue muy inusual por lo rápido que fue considerada, duró tres horas y media. Los jueces escucharon los argumentos en un momento en que los casos de covid-19 se han disparado ante la dispersión de la variante ómicron, menos severa que su antecesora, delta, que también ocasionó una oleada de casos a mediados del año pasado.

Los mandatos. El primero se trata de una normativa de la Administración de Salud y Seguridad Ocupacional (OSHA) que requiere que los empleadores con 100 o más trabajadores hagan que el personal se vacune o se haga pruebas de despistaje semanalmente.

  • Más de la mitad de los estados, además de coaliciones de grupos empresariales y religiosos están pidiendo a los jueces que tomen medidas de emergencia para bloquear las reglas de OSHA, que cubrirán a unos 80 millones de trabajadores.
  • La segunda proviene de los Centros de Servicios de Medicare y Medicaid (CMS) y requiere que sean vacunados los trabajadores de las instalaciones que reciben fondos federales vinculados a esos programas. Se estima que esta medida afecte a 17 millones de trabajadores del sector salud. 

Lo que dijeron sobre el mandato para empresas

  • Los seis jueces conservadores de la corte consideraron que la administración se excedió en su autoridad en su requisito de vacunas o pruebas para empresas con al menos 100 empleados. “Esto es algo que el gobierno federal nunca ha hecho antes”, dijo el presidente de la Corte John Roberts.
  • Los tres jueces liberales de la corte sugirieron apoyar la regla para los empleadores. La jueza Elena Kagan dijo que los funcionarios han demostrado “con bastante claridad que ninguna otra política evitará la enfermedad y la muerte en ningún lugar en la medida en que lo hará esta”.
  • La procuradora general, Elizabeth Prelogar, dijo a los jueces que COVID-19 “es la pandemia más mortal en la historia de Estados Unidos y representa un peligro único en el lugar de trabajo”. OSHA ha estimado que su normativa de emergencia salvará 6.500 vidas y evitará 250.000 hospitalizaciones en seis meses.

Lo que dijeron sobre el mandato de Medicare y Medicaid

  • Brian H. Fletcher, el procurador general adjunto principal de la administración, dijo que muchos trabajadores de la salud ya deben vacunarse contra la hepatitis, el sarampión y la gripe, y que la comunidad médica apoya abrumadoramente la política.
  • El presidente de la Corte parecía más receptivo con las normativas de Medicare y Medicaid debido a la estrecha conexión entre la covid y el riesgo para los pacientes ancianos y de bajos ingresos tratados en instalaciones que reciben fondos federales.

Con información de Associated Press y The Washington Post