Benedicto XVI es señalado de encubrir abusos sexuales de clérigos
Foto: Creative Commons

Una investigación alemana encargada por la Iglesia acusó el jueves al Papa Benedicto XVI de haber cometido "irregularidades" en su gestión de los casos de abusos sexuales durante el tiempo que dirigió la archidiócesis de Múnich, entre 1977 y 1982.

Lo último: Un bufete de abogados que llevó a cabo la investigación dijo que las afirmaciones de Benedicto XVI sobre su desconocimiento de los casos de abuso sexual no eran creíbles. En una conferencia de prensa para dar a conocer su informe de casi 1 mil 900 páginas, la firma afirmó que el cardenal Joseph Ratzinger, en el momento de los casos, podría ser acusado por actuar mal 

  • El texto detalla el caso en el que aceptó a un sacerdote en su arquidiocésis a sabiendas de que antes había sido condenado por abuso sexual. 
  • El informe, encargado por la archidiócesis de Múnich y elaborado por el bufete de abogados alemán Westpfahl Spilker Wastl, ofrece una visión extremadamente rara de cómo actuó entre bastidores quien llegó a ser Papa en una de las crisis definitorias de la Iglesia moderna. 
  • Los casos pertenecen a una época muy anterior a la magnitud de los abusos clericales fuera de dominio público.
  • El informe ha identificado al menos 497 víctimas durante ese periodo y ha investigado las acusaciones contra 261 personas, 205 de las cuales eran clérigos. 

¿Por qué es importante? Aunque la atención se ha centrado en el papel del antiguo Papa, el informe, que se ha hecho público después de una conferencia de prensa a mediodía, analiza más de siete décadas de casos dentro de la archidiócesis. 

  • Las noticias alemanas han planteado durante mucho tiempo preguntas sobre la complicidad del Papa retirado al permitir que el sacerdote siguiera trabajando en la iglesia con niños y siguiera abusando.
  • Cientos de páginas del informe se centran en un sacerdote que abusó sexualmente de niños, el reverendo Peter Hullermann. 
  • Las acusaciones contra Hullermann surgieron por primera vez a finales de la década de 1970, y en 1980 -cuando Benedicto XVI era arzobispo- fue trasladado de su diócesis de Essen a Munich para someterse a "terapia".
  • En 1986, Hullermann fue condenado a una pena de prisión suspendida por abusar de niños, pero se le permitió seguir en la iglesia. Solo fue destituido en 2010, cuando se descubrió que seguía trabajando en estrecho contacto con niños.

¿Qué dicen? "Las presentes conclusiones (del informe) indican que el cardenal Ratzinger conocía el historial del sacerdote". "Estamos convencidos de que el campo oscuro en este sentido es mucho más amplio", declaró Martin Pusch, uno de los abogados que participaron en el informe. 

El Vaticano dijo en un comunicado que prestará la "debida atención" al informe y reiteró la "vergüenza y el remordimiento de la Iglesia por los abusos cometidos por clérigos contra menores."

  • Esas cifras no reflejan todo el alcance de los abusos que los investigadores creen que ocurrieron, añadió Pusch. 
  • Los abogados consideraron que la declaración de Benedicto de que no estuvo presente en una reunión en la que fue asignado Hullermann no era justificada.
  • Ulrich Wastl, otro abogado implicado en la investigación, calificó su respuesta de "sorprendente", ya que no figuraba como ausente en el acta de la reunión.
  • Matthias Katsch, portavoz del grupo de víctimas de Eckiger Tische, calificó el informe de "terremoto histórico" para la Iglesia. "Esta casa de mentiras que se construyó aquí en Múnich para proteger al cardenal Ratzinger, el Papa Benedicto, se ha derrumbado hoy", dijo.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post