Ivanka Trump, junto a su padre y sus hermanos, en una imagen de archivo fechada en julio de 2014.

El comité que investiga el episodio llamó a declarar a la hija del entonces presidente saliente de Estados Unidos, Donald Trump, para que informe de las actividades de su padre durante esos días.

El comité de la Cámara Baja de Estados Unidos que investiga el asalto al Capitolio del año pasado anunció hoyjueves (01.20.2021) que llamó a declarar a Ivanka Trump, hija y asesora del expresidente Donald Trump para que aporte información sobre las actividades del exmandatario antes y durante de esa trágica jornada.

En una carta, la comisión especial le solicitó a Ivanka Trump, entonces asesora de su padre, "discutir cualquier conversación de la que haya sido testigo o en la que haya participado con respecto al plan del presidente para obstruir o impedir el recuento de votos" para los comicios de 2020, escribió el titular de la comisión investigadora, Bennie Thompson, quien propone el encuentro para el 3 o 4 de febrero.

Según detalló el comité en un comunicado, Ivanka Trump "estuvo en contacto directo con el expresidente en momentos clave" del 6 de enero de 2021, cuando una turba de seguidores del republicano asaltó el Capitolio para impedir la ratificación de la victoria del actual presidente, Joe Biden. "El comité solicita que Ivanka Trump proporcione información para la investigación sobre la violencia del 6 de enero y sus causas", expresó.

Según información recabada por los miembros del comité, Ivanka Trump estuvo en el Despacho Oval cuando Donald Trump llamó al entonces vicepresidente Mike Pence para exigirle que se sumara a su plan de frenar la ratificación de Biden. Además, varios cargos de la Casa Blanca habrían recurrido en "múltiples ocasiones" a Ivanka Trump para que disuadiera a su padre de sus planes e hiciera un llamado para frenar la violencia en el Capitolio.

El pasado martes, dicho comité llamó a declarar a cuatro antiguos aliados de Trump, entre los que destaca el exalcalde de Nueva York Rudy Giuliani. De negarse, podrían ser declarados en desacato, tal y como ha ocurrido hasta ahora con tres excolaboradores de Trump: su exjefe de gabinete Mark Meadows, el exayudante del fiscal general Jeffrey Clark y su exasesor y exjefe de campaña Steve Bannon, quien además enfrenta cargos por la vía penal. 

lgc (efe/afp)

Etiquetado: