Republicano
CONGRESO. La representante republicana de Wyoming Liz Cheney habla luego de ser expulsada de su puesto de presidenta de la conferencia republicana de la Cámara en el Capitolio de los Estados Unidos en Washington, DC/EFE

La representante Liz Cheney ha criticado abiertamente a Trump y se ha desmarcado de las decisiones del Partido Republicano. Votó a favor del segundo impeachment a Trump y se unió a los demócratas en el Comité Selecto para investigar el ataque al Capitolio el 6 de enero. Incluso republicanos de la Cámara de Representantes la destituyeron en represalia como presidenta de la Conferencia Republicana, un puesto considerado como el número tres entre los republicanos. Este año se renueva la Cámara y deberá defender su posición.

El partido republicano no ha estado contento con sus declaraciones en contra del expresidente, que tiene aún una amplia influencia dentro de las filas conservadoras. En agosto Cheney disputará la primaria contra la abogada Harriet Hageman, respaldada por Trump y sus aliados.

Se anticipa que sea una de las carreras a la Cámara que recibirá más atención en el país, cuando Trump, al darle su apoyo a Hageman, calificó a Cheney de “belicista y republicana desleal”.

Su trabajo en el Comité. Cheney es la vicepresidenta del Comité del 6 de enero, que cada vez más emite citaciones para que personas comparezcan ante ellos. La última fue la hija del expresidente Ivanka Trump, mientras revisa documentación al respecto.

  • El flujo de citaciones y noticias sobre los avances en la investigación la exponen a la base descontenta de Trump. “Ciertamente creo que eso la va a lastimar, especialmente aquí en Wyoming, donde tienes una base extremadamente conservadora”, afirmó el representante estatal Landon Brown, un aliado de Cheney que cree que todavía conserva una ventaja en las primarias.
  • “Creo que esta será probablemente la carrera más sangrienta en la historia de Wyoming”, agregó.
  • Cheney, hija del exvicepresidente Dick Cheney, llegó a la Cámara en 2016 y su rápido ascenso dentro del partido se fue desinflando por sus críticas al expresidente Trump. Su contrincante, Hageman ya ha viajado a los 23 condados de Wyoming, un estado en el que Trump ganó con 69,9% de los votos.
  • “Los votantes de Wyoming se preocupan por los problemas de Wyoming. Ellos se preocupan por la guerra de Biden contra la economía energética. Ellos se preocupan por la inflación en Wyoming. Ellos quieren un representante, y Liz Cheney pasa 100% de su tiempo hablando sobre el 6 de enero”, sostuvo un asesor de campaña de Hageman.
  • El comité selecto niega que su trabajo tenga la intención de dañar políticamente a Trump, y un portavoz del panel dijo que está “realizando una investigación apolítica y no partidista destinada a descubrir hechos y obtener respuestas sobre un ataque violento a la democracia estadounidense”.
  • Sin embargo, sus partidarios temen que su trabajo político se vea eclipsado por su trabajo dentro del Comité. “Si esto se prolonga... tengo miedo de que todo lo que ha estado haciendo por Wyoming se vea drásticamente eclipsado por su papel en este comité”, aseguró Paul Bertoglio, presidente de la Junta de Comisionados del Condado de Natrona.

Con información de The Hill