El expresidente estadounidense Donald Trump habla en un mitin Save America, celebrado al aire libre en el Recinto Ferial del Condado de Montgomery en Conroe, Texas, EE.UU el 30 de enero de 2022 | Foto EFE/EPA/MICHAEL WYKE

El expresidente Trump sugirió en un comunicado publicado el domingo que el exvicepresidente Mike Pence “podría haber anulado la elección” presidencial de 2020, mientras presidía la sesión del Congreso para certificar los votos de los colegios electorales.

Trump se hace eco de esta teoría que corrió el año pasado cerca de la fecha de la confirmación de la victoria de Biden por parte del Congreso, justamente cuando algunos senadores hacen esfuerzos por cambiar la ley de Conteo Electoral y aclarar que el papel del vicepresidente es ceremonial.

“Si el vicepresidente [Mike Pence] no tenía 'ningún derecho en absoluto' a cambiar los resultados de las elecciones presidenciales en el Senado, a pesar del fraude y muchas otras irregularidades, ¿cómo es que los demócratas y los republicanos RINO [Republicano solo de nombre], como Wacky Susan Collins, están tratando desesperadamente de aprobar legislación que no permitirá que el Vicepresidente cambie los resultados de la elección?”, dijo en el comunicado.

“En realidad, lo que están diciendo es que Mike Pence tenía derecho a cambiar el resultado, y ahora quieren tomar eso de inmediato. Desafortunadamente, no ejerció ese poder, ¡podría haber anulado la Elección!”, agregó en el texto.

La ley de conteo electoral. Durante las elecciones presidenciales pasadas corrió una teoría sobre la posibilidad de que el vicepresidente, quien preside el procedimiento de conteo de votos, tenía el poder para rechazar los votos electorales.

Pero en ese entonces, Pence llegó a la conclusión de que no tenía ese poder. “No creo que los Fundadores de nuestro país tuvieran la intención de investir al vicepresidente con autoridad unilateral para decidir qué votos electorales deberían contarse durante la sesión conjunta del Congreso, y ningún vicepresidente en la historia de Estados Unidos ha hecho valer tal autoridad”, dijo en una carta publicada poco antes de que comenzara la sesión el 6 de enero.

Varios republicanos dijeron a principios de enero que la Ley de Conteo Electoral debería aclararse para dejar sentado que el vicepresidente no tiene poder real para aceptar o rechazar votos electorales. “Es lo suficientemente vago como para que la gente se aferre a eso y piense que el vicepresidente tiene una autoridad que el vicepresidente no debería tener”, dijo el senador republicano Roy Blunt”.

“Inadecuado para el cargo”. La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo en una conferencia de prensa el lunes que el comunicado de Trump solo era “un recordatorio de lo inadecuado que es para el cargo”.

“Incluso atacó a su propio vicepresidente por no haber 'revocado la elección', según sus palabras”, añadió Psaki, quien señaló además que el presidente Biden está abierto a cambios en la Ley de recuento electoral, pero no lo ve como un sustituto de la aprobación de la legislación sobre derechos de voto.

La representante republicana Liz Cheney también criticó las declaraciones del expresidente, así como las que hizo el sábado sobre un posible indulto para los procesados por el asalto al Capitolio el 6 de enero.

“Trump usa un lenguaje que sabe que causó la violencia del 6 de enero; sugiere que perdonaría a los acusados ​​del 6 de enero, algunos de los cuales han sido acusados ​​de conspiración sediciosa; amenaza a los fiscales; y admite que estaba intentando anular la elección”, escribió en su Twitter.

“Lo haría todo de nuevo si tuviera la oportunidad”, agregó Cheney, quien es vicepresidenta del Comité Selecto que investiga el asalto al Capitolio y fue uno de los republicanos que votó a favor de hacerle el segundo impeachment a Trump por los eventos del 6 de enero.

Con información de The Washington Post