La Policía revisa el estado de vacunación de los ciudadanos en Austria.

Cuida de ti
y de los tuyos

Con el newsletter semanal SALUD, mantente al día con lo último del COVID-19 y otras noticias y tips de salud.

Dirección(Obligatorio)
Al suscribirse, acepta recibir boletines informativos por correo electrónico o actualizaciones de El Tiempo Latino y acepta nuestra política de privacidad. Puede darse de baja en cualquier momento y puede contactarnos aquí.

Las multas para los mayores de 18 años que incumplan la norma podrían llegar a los 3.600 euros. La medida contó con el apoyo de casi todas las formaciones políticas, menos la ultraderecha.

El presidente austríaco promulgó hoy viernes (02.04.2022) la ley sobre la vacunación obligatoria contra el SARS-CoV-2, que finalmente entrará en vigor este sábado. Se trata de una medida inédita en la Unión Europea, va dirigida a la población mayor de 18 años y prevé multas de hasta 3.600 euros para los incumplidores.

"Alexander Van der Bellen promulgó a mediodía la ley federal sobre la vacunación obligatoria contra el covid-19", anunció la presidencia en un comunicado. Poco después apareció en la Gaceta Federal. La iniciativa legal había completado su trámite en el Bundesrat el jueves, y contó con el respaldo de cuatro de las cinco formaciones con representación parlamentaria.

Así, aprobaron la norma los partidos del Gobierno de coalición -conservadores y ecologistas- y la oposición socialdemócrata y liberal. Sólo el ultranacionalista y antivacunas FPÖ se opuso al calificarla de un ataque a las libertades fundamentales. De la obligatoriedad de vacunarse quedan exentas mujeres embarazadas, personas con razones médicas fundadas y quienes se hayan recuperado de la enfermedad en los últimos 180 días.

Período de transición

Los controles solo empezarán a mediados de marzo y las personas no vacunadas se enfrentarán a multas que podrán ir de 600 a 3.600 euros. El texto legal deja claro que la vacuna no puede "imponerse mediante el uso de la fuerza" y por ello limita los castigos a las multas económicas. Tampoco se exige automáticamente para trabajar, aunque los empleadores pueden incluirlo en sus condiciones laborales y quienes estén desempleados y rechacen un trabajo por no estar vacunado puede perder el derecho al subsidio de desempleo.

A los no vacunados se les recordará primero en una carta que deben vacunarse, y en caso de no hacerlo y no asistir tampoco a las citas que se le propongan, serán multados. Actualmente solo el 68,8 por ciento de la población dispone de un pasaporte de vacunación en activo, tras reducir el Gobierno su validez de nueve a seis meses después de la segunda dosis.

Además, las multas podrán ser anuladas si el infractor se vacuna en un plazo de dos semanas. Un 60 por ciento de los austriacos apoya la ley, que fue adoptada en enero con una amplia mayoría. Para el ministro de Salud, Wolfgang Mückstein, la vacunación obligatoria tiene como objetivo protegerse de las "nuevas olas" y "para luchar contra las nuevas variantes" que podrían aparecer en los próximos meses.

DZC (EFE, AFP)

Etiquetado: