La gente camina por Copley Square en Boston el miércoles. El gobernador de Massachusetts anunció que - a partir del próximo 28 de febrero - las mascarillas no serán de uso obligatorio en los colegios. FOTO: Washington Post por Adam Glanzman.

Cuida de ti
y de los tuyos

Recibe un resumen semanal con noticias y tips de salud

Dirección(Obligatorio)
Al suscribirse, acepta recibir boletines informativos por correo electrónico o actualizaciones de El Tiempo Latino y acepta nuestra política de privacidad. Puede darse de baja en cualquier momento y puede contactarnos aquí.

The Washington Post - Lenny Bernstein, Frances Stead Sellers, Katie Shepherd, Brittany Shammas

Varios decretos de uso obligatorio de mascarilla fueron derogados este miércoles en estados azules, tradicionalmente cautelosos, a raíz de la disminución en la cantidad de casos de coronavirus en EEUU, el hecho de que las hospitalizaciones por Covid-19 se han situado por debajo de 100.000 y declaraciones de Anthony Fauci, principal asesor médico del gobierno, indicando que el país está "en camino hacia la normalidad".

En Nueva York, Illinois y Rhode Island, los gobernadores dijeron que pronto eliminarían los requisitos para el uso de mascarillas en lugares públicos cerrados y algunos, incluido Massachusetts, aseguraron que los niños ya no tendrían que usarlas en la escuela.

“Esto es lo que estamos esperando: un progreso tremendo después de dos largos años”, dijo la gobernadora Kathy Hochul (D-NY), donde el decreto de uso obligatorio de mascarilla expirará el jueves, pero el requisito escolar permanecerá hasta al menos principios de marzo. "Y no hemos terminado. Pero esto va en una muy, muy buena dirección, y es por eso por lo que ahora nos acercamos a una nueva fase en esta pandemia".

Pero el Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés) y algunos expertos independientes se mostraron más cautelosos. Intentaron frenar el creciente impulso por superar una crisis que ha matado a más de 900.000 personas en los Estados Unidos y trastornado la vida de los seres humanos en todo el mundo durante más de dos años.

"Seguimos recomendando el uso de mascarilla en áreas de transmisión alta y sustancial", dijo la directora del CDC, Rochelle Walensky, en una sesión informativa de la Casa Blanca sobre la pandemia, donde señaló que el promedio de siete días de nuevas infecciones, aunque está en picada, sigue estando por encima de 247.000 cada día. "Eso está ocurriendo en gran parte del país en este momento, en entornos públicos cerrados".

La secretaria de prensa de la Casa Blanca, Jen Psaki, dijo que los estadounidenses que viven en estados que han anulado sus decretos de uso obligatorio de mascarilla aún deben seguir las pautas del CDC.

En conjunto, los eventos del miércoles fueron otro momento inusual en esta crisis de salud pública, única en un siglo: un público cansado y funcionarios electos ansiosos que ignoraron en gran medida los consejos de los profesionales de la salud que los habían guiado hasta este punto.

California, Connecticut, Nueva Jersey, Pensilvania, Oregón y Delaware también han eliminado los decretos de uso obligatorio de mascarilla en los últimos días. En algunos casos, los funcionarios dijeron que las autoridades locales tomarían decisiones futuras sobre cuándo usar el cubrebocas.

Jennifer Nuzzo, epidemióloga de la Escuela Bloomberg de Salud Pública de Johns Hopkins, dijo que si bien la responsabilidad de los datos recae sobre el CDC, las decisiones sobre los métodos de mitigación involucran otras consideraciones.

"Los riesgos y beneficios de un decreto de mascarilla no es una ciencia", dijo. "Hay un elemento de datos y estrategia, y un elemento político".

Una encuesta publicada por el Centro de Investigación Pew el miércoles muestra que el 60% de los estadounidenses se ha sentido confuso por los cambios en las recomendaciones de salud pública sobre cómo frenar el coronavirus, siete puntos porcentuales más que el verano pasado.

"Es difícil porque definitivamente hay incertidumbre", dijo Joshua Sharfstein, vicedecano de prácticas de salud pública de dicha escuela. "La gente está respondiendo a la incertidumbre de diferentes maneras".

Algunas personas han querido quitarse las mascarillas, o se han negado a usarlas, desde que comenzó la pandemia. Pero a diferencia del reflujo de cuatro aumentos repentinos anteriores que ofrecieron falsas esperanzas de que pronto terminaría la pandemia, esta disminución incluye la vacunación completa del 64% de la población de EEUU, una inmunidad adquirida para millones de personas que han contraído el virus y terapias que pueden prevenir manifestaciones graves de la enfermedad, dijeron los expertos. Eso ha contribuido al aumento del optimismo.

"Me alegro porque, ¿adivinen qué? No soy policía. No soy político. No soy científico. Y no soy inspector de salud. Pero he tenido que ser todas esas cosas durante esta pandemia", dijo Mark Strausman, de 65 años, chef en Mark's Off Madison en la ciudad de Nueva York, mientras preparaba pasteles. “Ahora puedo volver a mi negocio”.

"Pienso en la pandemia como si fuera el terrorismo.  Nunca desaparece por completo, pero de alguna manera tienes que vivir tu vida".

Se ha demostrado que la variante Ómicron en sí misma causa una enfermedad más leve que las versiones anteriores del virus, excepto entre los no vacunados, los ancianos y los médicamente vulnerables.  El miércoles, los estados informaron que el promedio semanal de muertes había sido de 2.566, una ligera disminución pero aún superior a cualquier otro momento desde que las vacunas han estado disponibles al público en general.

Y la amenaza siempre presente de que surja otra variante provocó advertencias de que las medidas de salud pública, como los decretos de mascarilla, ciertamente no se pueden descartar para siempre.

“Todo lo que digo se basa en una gran advertencia”, dijo Fauci en una entrevista. "Debemos estar preparados para la eventualidad de que podamos enfrentar una variante completamente diferente que supere toda la protección que obtienes de una infección previa".

Algunos estuvieron de acuerdo. "Es demasiado pronto y está claramente motivado por razones políticas. Están cediendo ante todos los que están cansados y frustrados. No es ciencia y, francamente, no es reconfortante", dijo Xavier Smith, de 38 años, un cantante que se dirigía a Joe's Pub en la ciudad de Nueva York, donde se requiere prueba de vacunación completa para los clientes.

"Hay una tendencia a detener el programa de control antes de que se controle la enfermedad", dijo William Schaffner, especialista en enfermedades infecciosas del Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt en Nashville. "Mejor aguanten uno o dos meses más, y luego pasemos de una pandemia a una endemia de forma cuidadosa".

En medio de la flexibilización a las restricciones en Estados Unidos, el mundo marcó el miércoles 500.000 muertes por la altamente contagiosa variante Ómicron, que se detectó en noviembre. Alrededor de 100.000 de esas muertes fueron en los Estados Unidos.  El administrador de incidentes de la Organización Mundial de la Salud, Abdi Mahamud, en una sesión informativa en-línea, calificó el número de muertos como "trágico" habiendo disponibilidad de "vacunas efectivas".  Dijo que se han reportado 130 millones de casos de coronavirus en todo el mundo desde que se identificó Ómicron.

En todo el mundo, las muertes por coronavirus aumentaron por quinta semana consecutiva, y las 68.000 muertes reportadas la semana pasada representaron un aumento del 7% con respecto a la semana anterior.

La semana pasada, el jefe de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus, dijo en una conferencia de prensa que las muertes por Covid están aumentando en muchas partes del mundo. Advirtió que sería "prematuro que cualquier país se rindiera o declarara la victoria" contra el coronavirus.

"Nos preocupa que se haya arraigado una narrativa en algunos países de que, debido a las vacunas, y debido a la alta transmisibilidad y menor gravedad de Ómicron, ya no es posible ni necesario prevenir la transmisión", dijo. "Nada más lejos de la verdad."

Dinamarca inició una tendencia cuando anunció a fines de enero que pondría fin a la mayoría de las restricciones por coronavirus e intentaría forjar un camino para salir de la pandemia que otros países altamente vacunados pudieran seguir.

“Nos despedimos de las restricciones y damos la bienvenida a la vida que conocíamos antes” de la pandemia, dijo en ese momento la primera ministra Mette Frederiksen. "A partir del 1 de febrero, Dinamarca estará abierta".

Otros países europeos han seguido el ejemplo, aunque no todos con el mismo cronograma, y detonaron un feroz debate entre los expertos en salud pública sobre si es demasiado pronto para bajar la guardia.

A partir del miércoles, Suecia comenzó a "eliminar gradualmente" las restricciones, en particular al eliminar los límites de personas que pueden congregase en sitios interiores y exteriores y el requisito de mostrar un comprobante de vacunación para asistir a los eventos.  España e Italia anunciaron el fin de sus decretos de mascarilla para exteriores esta semana, después de que Francia hiciera lo mismo la semana pasada.  A partir del viernes, se eliminarán todos los requisitos de prueba para ingresar al Reino Unido para los viajeros vacunados.

Los gobiernos de estos países razonan que ahora es el momento de aliviar o eliminar las restricciones porque, si bien la variante Ómicron sigue generando un alto número de casos en Europa, las hospitalizaciones han sido manejables y la mayoría de sus poblaciones están vacunadas.

La estrategia de "vivir con esto" ha dividido a los expertos en salud pública: algunos aplauden el regreso a una vida más normal después de más de dos años de restricciones, y otros dicen que la flexibilización de las reglas enviará una falsa señal de que Ómicron no es motivo de preocupación.

Un motivo de preocupación es la gran disparidad dentro de Europa en la cobertura de vacunación y en la capacidad de los sistemas nacionales de salud para manejar los aumentos repentinos de casos. Los países de los Balcanes y de Europa central y oriental están generalmente menos vacunados. Chipre, Armenia y Eslovenia han registrado en promedio algunos de los mayores saltos en las muertes diarias por Covid-19 en el mundo durante la última semana, según datos del Washington Post.

- - -

Los reporteros del Washington Post Scott Clement y Jacqueline Dupree en Washington, Richard Morgan en Nueva York y Annabelle Timsit en Londres contribuyeron con este informe.

Lea el artículo original aquí.