FBI. ¿Espía de Rusia? Un mexicano dice serlo./ Pixabay

Un investigador mexicano se declaró culpable de actuar como espía en nombre de un funcionario extranjero, posiblemente de Rusia, para recopilar información sobre un hombre no identificado que vive en Florida, dijeron las autoridades de EEUU este miércoles 16 de febrero.  

Vayamos al grano

Este caso alarmó a los funcionarios de seguridad nacional porque el esfuerzo como espía del investigador mexicano dejó mucha información de interés para EEUU sobre el trabajo de inteligencia ruso.

  • El ciudadano mexicano está identificado como Héctor Alejandro Cabrera Fuentes, de 36 años de edad. El Departamento de Justicia lo acusa de trabajar para el gobierno de Rusia, sin dar muchos detalles. 
  • Una de las órdenes recibidas por el supuesto espía fue alquilar un condominio en un edificio cerca de la persona investigada, para recopilar información sobre ella constantemente en Miami.
  • Fuentes había trabajado como investigador en el National Heart Center en Singapur,  pero viajó repetidamente a Moscú, donde tenía una esposa y dos hijos con dificultades para obtener un permiso del gobierno que les dejara viajar fuera del país, según funcionarios estadounidenses.
  • El presunto espía también parece tener un segundo matrimonio con otra mujer que supuestamente estuvo involucrada en la vigilancia del hombre de Florida.

¿Por qué es relevante?  Los fiscales dijeron que un funcionario ruso presionó a Fuentes para que recopilara la información de un hombre en Miami a cambio de ayudarle con tramites para sacar a su familia de Rusia.

  • Durante una visita en febrero de 2020, Fuentes y su compañera de viaje -su otra esposa-, tomaron una foto cerca del automóvil del espiado, según documentos judiciales.
  • En ese momento fueron descubiertos por un guardia de seguridad del complejo y expulsados del sitio.  Dos días después la pareja fue detenida en el Aeropuerto Internacional de Miami al esperar abordar un vuelo a Ciudad de México.
  • La Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza de EEUU inspeccionó el teléfono de la esposa y descubrió “una imagen de primer plano de la matrícula” del automóvil del informante en una carpeta de fotografías recientemente eliminadas.
  • Más tarde, Fuentes le dijo a los agentes del FBI que había tenido contactos repetidos con una persona que creía que trabajaba para el gobierno ruso, cuando visitaba a su familia rusa. 

Ajá, ¿y entonces? Fuentes se declaró culpable el martes de violar una ley que exige que las personas notifiquen al Departamento de Justicia que están trabajando como agentes de un gobierno extranjero, en este caso Rusia, dijeron las autoridades.

  • El supuesto espía  enfrenta un máximo legal de 10 años de prisión en su sentencia, que está programada para mayo.

Esto es lo que dijeron  La comunicación de Fuentes con el funcionario ruso fue “consistente con las tácticas de los servicios de inteligencia rusos para detectar, evaluar, reclutar y manejar activos y fuentes de inteligencia”, dijo el Departamento de Justicia.

Fuente principal de la noticia: The Washington Post.